Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales arribó esta tarde a la ciudad de Bermejo, en la frontera con la Argentina, en medio del desabastecimiento de agua potable que padece la población citadina, principalmente barrios periféricos, desde hace cuatro días.


Al mandatario, quien inauguró un coliseo deportivo en la urbanización Porvenir, le exigieron un proyecto que garantice el suministro del líquido vital. Jannet Vidaurre, vecina del barrio 15 de Abril, lamentó que las autoridades  locales, que son elegidas por la población, no se preocupen en priorizar un servicio básico, ya que las precipitaciones pluviales causan la turbidez de las afluentes de donde se abastecen.


“Una vez más se viene a entregar una cancha, cuando el problema es agua”, criticó Luis Aban, dirigente del mercado central, en referencia a la presencia del presidente Morales.


El Gobierno Municipal de Bermejo tiene limitaciones para adquirir insumos químicos y resolver problemas técnicos en las bombas que permiten el transporte de agua hacia los barrios y los mercados de abasto.


Morales, en medio de esta realidad, entregó un coliseo polifuncional con capacidad para 1.412 espectadores y que tuvo un costo de Bs 3,3 millones.