El presidente Evo Morales señaló este viernes que la subvención para los carburantes que importa el país llegará hasta unos 300 millones de dólares este año, gracias a políticas asumidas por el gobierno central. El monto será el más pequeño que el registrado en gestiones pasadas.

"La subvención para el diésel, la gasolina, creció hasta 1.000 millones de dólares, por eso yo saqué un decreto supremo para nivelar el precio y todo el mundo ha protestado, pero ahora hemos reducido, no solo por la baja del precio del petróleo, para este año será de 200 a 300 millones de dólares", manifestó Morales en el acto de inauguración de la XLV reunión de ministros de energía de la OLADE.

Subvención comparado con el cáncer 

El Jefe de Estado recordó que antes la subvención de carburantes era "como un cáncer" para la economía nacional. En 2014, el gobierno proyectó una subvención de 800 millones de dólares y para 2015, de acuerdo al presupuesto para la subvención será de 462 millones, con una reducción de casi el 50%.

Resultados de planta separadora de líquidos 

Bolivia dejó de importar GLP con el funcionamiento de la planta de separación de líquidos de Río Grande, redujo la importación de gasolina a casi cero con el mayor procesamiento de crudo en las refinerías de Santa Cruz y de Cochabamba. Actualmente la mayor parte de la subvención está destinada al diésel.

Crece la inversión en hidrocarburos 

Morales destacó que la inversión en el sector creció de 240 millones de dólares en 2006 hasta llegar a 2.400 millones en esta gestión, monto del cual el Estado participa del 60%.

Te puede interesar: Se mezclará el etanol con la gasolina