Escucha esta nota aquí

Al menos siete estados brasileños y el Distrito Federal de Brasilia sufrieron este lunes falta de energía después de que las distribuidoras del país redujeran su abastecimiento por determinación del órgano federal responsable por la gestión de la energía en Brasil tras registrarse un aumento del consumo.

La disminución del suministro causó apagones, que en algunos casos llegaron a prolongarse por más de dos horas, en los estados de Sao Paulo, Río de Janeiro, Minas Gerais, Espírito Santo, Paraná, Goiás, Rio Grande do Sul y el Distrito Federal de Brasilia.

En Sao Paulo, el estado más poblado de Brasil y que hoy vivió el día más caluroso del año, el apagón afectó la circulación de algunas líneas del metro y algunos pasajeros se vieron obligados a andar por las vías para salir de los túneles, según mostraron las imágenes de la televisión.

El apagón provocó una caída generalizada de las acciones del sector eléctrico, que arrastraron a la bolsa de Sao Paulo al terreno negativo, con una caída del 2,57 % de su índice Ibovespa.

Este sector atraviesa además un momento crítico debido a la falta de lluvias registradas el año pasado en la región sudeste del país, especialmente en Sao Paulo, que en 2014 vivió su peor crisis hídrica de la historia.

En la región sudeste de Brasil, una de las mayores responsables por la generación de energía, los reservorios de las centrales hidroeléctricas se encuentran con el 19 % de su capacidad, frente al 40 % esperado.

Las causas del apagón

El Operador Nacional del Sistema Eléctrico (ONS) precisó, en un comunicado, que las restricciones de la transferencia de energía de las regiones norte y nordeste hacia el sudeste, así como el aumento de la demanda en horario pico, provocaron una reducción de la frecuencia eléctrica.

Este hecho produjo que diferentes unidades generadoras de energía del país, como la central nuclear Angra 1, dejaran de funcionar, produciendo una disminución de la frecuencia eléctrica.

En medio de este escenario, el operador explicó que adoptó "medidas operativas" junto con las distribuidoras de las regiones sur, sudesteste y centroeste del país para garantizar el restablecimiento de la frecuencia.