Escucha esta nota aquí

Mediante un comunicado, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito recomienda a la población "tomar previsiones ante el tráfico de LSD y comercio ilícito de nuevas sustancias psicoactivas (NSP) o drogas sintéticas".

Señala que el viernes 19 de octubre en el Comando de la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (UMOPAR), en Chimoré, en el trópico de Cochabamba, la UNODC participó como observador de la incineración/destrucción de 395 unidades o dosis de LSD. Esta sustancia fue incautada a un ciudadano de nacionalidad colombiana.

Las unidades de LSD incautadas constaban de papel secante impregnado con esta sustancia controlada, con caricaturas impresas en uno de los lados, de tal manera que podían camuflarse como figuras infantiles. Ésta es una característica de la comercialización de esta droga.

El LSD es una droga sintética alucinógena derivada del ácido lisérgico, un alcaloide que se encuentra en el hongo denominado “claviceps purpúrea”, que crece en el centeno y en otros granos.

Mientras que las nuevas sustancias psicoactivas o NSP son conocidas como sales de baño, euforizantes legales y productos químicos de investigación. Al denominarlas “nuevas”, no implica que sean de reciente invención, ya que varias de ellas fueron sintetizadas por primera vez hace 40 años, pero son sustancias que están disponibles recientemente.

Esa oficina de Naciones Unidas detalla que las incautaciones de drogas sintéticas en Bolivia son consideradas casos aislados en comparación al secuestro de este tipo de drogas en países vecinos como Argentina y Chile.