Escucha esta nota aquí

Justin es un niño filipino, tiene siete años, y sus papás deben trabajar todo el día para mantener a la familia, al igual que su abuela, por eso es el encargado de cuidar a su hermanito de un año. Pero sus deseos de superarse son tan grandes que eso no le impide ir a la escuela.

Según información que se hizo viral en portales internacionales, Justin es un alumno de primero básico en una escuela rural  de Filipinas.

La maestra, identificada solamente como Ma’am Lei, tomó la foto de su alumno trabajando en clases y la subió a Facebook con un mensaje citando lo que le dijo su alumno:

“No quiero faltar, maestra. Traje a mi hermanito de un año porque mi abuela tiene que trabajar en la granja y nadie lo puede cuidar”.

Las palabras del niño y la foto llegaron al corazón de los filipinos, y él fue mundialmente conocido. Los bloggers y las noticias locales rápido difundieron la foto y la historia, haciéndola viral.