Escucha esta nota aquí

La Organización Mundial de la Salud (OMS) manifestó su preocupación por la propagación del chikunguña, el dengue y otras enfermedades tropicales confinadas hasta hace pocos años a áreas geográficas específicas.

Ante este panorama, la OMS instó a los países afectados a ampliar la inversión en combatir 17 enfermedades tropicales desatendidas. "La propagación que más preocupa es la del dengue y del chikunguña, transmitidos por los mismos tipos de vectores (mosquitos)", declaró el director del Departamento de Enfermedades Desatendidas de la OMS, Dirk Engels.

Por otra parte ayer el Sedes, a través del programa Dengue y Chikunguña, capacitó a 200 médicos que actualmente desarrollan el servicio social de salud rural obligatorio de los centros de salud de los distritos 6, 7 y 8, sobre el control del mosquito Aedes aegypti, transmisor del dengue y del chikunguña.

Roberto Tórrez, gerente de la Unidad de Epidemiología del Sedes, informó de que los galenos saldrán a las zonas afectadas desde la próxima semana. La labor de los médicos será, además de llevar atención médica, eliminar los criaderos de mosquitos y tratar estanques con biolarvicidas inocuos para el consumo humano en las casas afectadas por la enfermedad.

Descartan a los militares
Ante la propuesta de algunos médicos para que el Sedes pida la colaboración de los militares para la destrucción de criaderos, Tórrez descartó, por el momento, esta posibilidad.
Explicó que, si bien la Gobernación y la Alcaldía trabajan de forma coordinada para evitar la propagación del chikunguña, el trabajo mayor debe ser de la población. “La responsabilidad de resguardar su salud es de la familia, haciendo limpieza y destruyendo criaderos de mosquitos en sus casas”, dijo y sugirió a los vecinos realizar mingas de limpieza los fines de semana