Escucha esta nota aquí

La seguridad alimentaria está lejos de alcanzarse en la zona de los Andes. Según la Fundación Colectivo Cabildeo, tres de cada cinco niños sufren desnutrición crónica.

Las causas serían las políticas de fomento a la exportación, el monocultivo y la pérdida paulatina del consumo de alimentos tradicionales, explica Silvia Fernández, directora de la Fundación.

"En las comunidades de la zona del Lago (Titicaca) se está perdiendo el consumo de la cañahua, la quinua y la haba, entre otros productos", apunta Fernández, y destaca que vivimos inmersos en una sociedad "patriarcal, colonial y capitalista que ha impuesto un modelo productivo que mira hacia fuera y no hacia dentro".

Para Naím Villa, coordinador del Consejo Departamental de Alimentación y Nutrición (CODAN), "existen políticas nacionales que pretenden fomentar la producción alimentaria pero el error sostiene es que esas políticas no aterrizan en los municipios".

Villa informó que la desnutrición en el departamento de La Paz alcanza al 19% de la población, según los últimos datos de abril de 2015.

Las cifras

En mayo de este año, Bolivia alcanzó la meta de reducción del hambre de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), tras disminuir a menos de la mitad la proporción de personas que padecen subalimentación crónica en el país.

El informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), muestra que Bolivia logró reducir del 38% (1990) a 15,9% (2015) la proporción de personas subalimentadas.

En 1990 en Bolivia había 2,6 millones de personas que sufrían hambre crónica. Hoy en día, esa cifra se redujo a 1,8 millones de personas.