Escucha esta nota aquí

Tres senderos que forman caminos de hasta cinco kilómetros de largo revelan la intervención de la mano del hombre en el Área Protegida Laguna Concepción, ubicada en el municipio de Pailón. El asentamiento, según la Gobernación de Santa Cruz, fue autorizado por el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) y la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT). Pero desde el INRA indicaron que la resolución de asentamiento será anulada, debido a que se detectaron errores en las coberturas dadas para este predio.

La zona donde se produjo el asentamiento tiene una extensión de 30 kilómetros de largo por 5 metros de ancho y está dentro del área denominada llanura chaco – beniana.

Además, es parte de los 11 sitios designados como Humedales de Importancia Internacional o sitios Ramsar.

El hecho preocupa a autoridades cívicas de Pailón y al Gobierno Departamental.

De hecho, la Dirección de Conservación del Patrimonio Natural de la Gobernación cruceña informó de la situación al municipio de Pailón, al INRA y a la ABT que dieron el aval para el asentamiento humano en la zona.

Ingresaron por la fuerza

El asentamiento en estos predios ocurrió el 23 de agosto. Un grupo de 40 personas ingresó por la fuerza a esta área abriendo sendas a través de un predio colindante a la zona protegida.

“Dijeron que tenían permiso del INRA y la ABT, trajeron una oruga y empezaron a abrir las sendas”, relató José Mercado, trabajador de la estancia Agua Dulce, propiedad por donde ingresó el grupo.

William Ortiz, presidente del Comité Cívico de Pailón, señaló que la situación preocupa porque pese a que existen leyes que protegen esta zona, se activaron mecanismos legales para el asentamiento de estas personas.

“Queremos que se anule esta resolución”, señaló Ortiz.

El líder cívico señaló que incluso se envió una carta al municipio de Pailón para que puedan tomar cartas en el asunto.

Se llamó al despacho del alcalde de esta localidad, Marcial Cruz, pero indicaron que se encontraba realizando otras actividades y que no podía atendernos.

Procesos y cartas

El director de Conservación del Patrimonio Natural de la Gobernación de Santa Cruz, Juan Carlos Áñez, señaló que los miembros de la comunidad Che Guevara recibieron una resolución de asentamiento en cerca de 1.500 hectáreas, que están en un 100% en el área protegida.

La autoridad explicó que un día después del ingreso de estas personas, personal de su dirección llegó al lugar para realizar una inspección ocular. En el informe escrito detalla que los comunarios abrieron tres brechas con un tractor oruga, que llegaron a unos cinco kilómetros de longitud y con un ancho de cinco metros.

EL DEBER llegó al lugar y constató lo descrito en el informe.

Árboles de hasta cinco metros, esparcidos como basura en estos improvisados caminos y la huella del paso de maquinaria, es el saldo del asentamiento.

Áñez agregó que dos semanas después los miembros de esta comunidad abandonaron el lugar, pero el daño ya está hecho.

Sin embargo, el Gobierno Departamental inició una acción administrativa contra el principal dirigente de esta organización, por realizar un desmonte ilegal.

Este proceso establece multas desde Bs 35.000 hasta Bs 70.000

Así también se enviaron cartas al INRA, a la ABT y al municipio, dando a conocer el caso y la anormalidad del asentamiento.

Sergio Imaná, director regional del INRA, señaló que el acta de resolución será anulada debido a que hubo errores en las coberturas que fueron dadas por la ABT y el municipio de Pailón.

“Se está procediendo a la anulación de la resolución de asentamiento”, dijo el responsable del INRA en Santa Cruz.

Se llamó a Rolf Köhler, director ejecutivo de la ABT, pero señaló que recién hoy responderá la consulta de EL DEBER.