Escucha esta nota aquí

El procurador anticorrupción del Perú, Joel Segura, anticipó que Martín Belaunde Lossio no podrá acreditar ser víctima de una supuesta persecución política para solicitar refugio en Bolivia, por lo que esta le será nuevamente negada.

"La confianza en que la Conare le rechazará en segunda instancia la apelación a su negada solicitud de refugio sigue firme, no posee un solo elemento que diga que es político o perseguido político por sus ideales", declaró a la Agencia Andina.

"No vemos eso por ningún lado, cuando se es político se es notorio y obvio, el político no está en la sombra ni detrás de alguien, el político se enfrenta y se debe a su colectividad. Nunca se ha producido eso con Belaunde", aseveró.

Bajo ese escenario, Segura descartó posibilidades para que la Comisión Nacional del Refugiado (Conare) de Bolivia cambie su posición que, en primera instancia, negó el pedido de refugio del empresario investigado en Perú por presuntos actos irregulares en algunos gobiernos regionales.

"Si se ajusta a lo que dice la ley de la propia Conare, esto tiene que caer por su propio peso. Le corresponde a la Conare resolver conforme a elementos probatorios que aquí no hay, por eso nuestra confianza", explicó el abogado del Estado.

A su juicio, todo apunta a que el organismo boliviano ratificará su primera decisión sobre el pedido de refugio de Belaunde, luego de lo cual se abriría el escenario para proceder con su expulsión inmediata hacia el Perú.

Los datos indican que el 13 de febrero, la defensa legal de Belaunde presentó una apelación ante la Conare para que se le considere como refugiado político, después de salir del país de manera ilegal por la frontera.

El empresario peruano ingresó a Bolivia el primero de diciembre pasado por Desaguadero, se trasladó a Santa Cruz y luego compareció en La Paz y luego la justicia le fijó detención domiciliaria hasta que se defina su situación legal.