El ministro Carlos Romero afirmó a los medios en Santa Cruz que hubiera querido que envíen a la cárcel a las 10 personas involucradas en la emboscada en Chapare realizada el sábado 2 de marzo a ocho efectivos de Umopar en el sindicato San Rafael (municipio de Villa Tunari). “En realidad son 12 los detenidos, 10 están involucrados de manera directa en el ataque, fueron detenidos y puestos a disposición de la justicia. Siete han quedado en calidad de detención preventiva y tres con medidas sustitutivas”.

Romero explicó que no se ha eximido de la responsabilidad, pero se ha establecido diferentes grados a cada uno. “Algunos han alegado que se encontraban desarrollando oficios temporales en ese momento en la zona, pero eso es algo que la investigación va a ir esclareciendo”.

A parte de estos, dos personas fueron encontradas infraganti en pozas de maceración. De ahí sale el número de 12 detenidos producto del plan de operaciones Halcón que se desarrolló desde el viernes y que continua en curso. “El sábado hemos tenido una jornada con condiciones climáticas adversas lo que no ha permitido tener las operaciones que se había planificado, pero hoy (domingo) estamos retomando esas tareas”.

Al respecto, el dirigente cocalero Leonardo Loza manifestó que está de acuerdo con que la investigación y los allanamientos continúen. “El ministerio verá lo pertinente, si quieren investigar que se investigue. No vamos a proteger a ningún compañero involucrado”.

Entre las personas identificadas como involucrados de manera directa, de acuerdo al informe del sindicato, ninguno es miembro o afiliado a la federación de cocaleros, ni los conocen como vecinos. “Eso es lo que el sindicato a través de sus ejecutivos nos ha informado”, concluyó Loza que subrayó que están preocupados y que quieren que este hecho “sea totalmente investigado y sancionado”.

Interpelación a Romero

El diputado del MAS David Ramos confirmó que la interpelación al ministro de Gobierno fue tomada en cuenta en la agenda de esta semana, lo que falta es formalizar.

Se ha indicado que no se estuviese midiendo con la misma vara lo que aconteció en Yungas y lo que acontece en el trópico. Desde ese punto de vista nosotros siempre hemos señalado que hay dos leyes en el país y tanto en un lugar como en el otro se tienen que cumplir a cabalidad. La ley de lucha contra las sustancias controladas y la ley general de la hoja de coca, ambas aprobadas en esta legislatura, definen áreas autorizadas tradicionales, establecen el perímetro de límites de cantidad de hectáreas de plantación de hoja de coca tanto para Yungas como para el trópico y eso no puede variar”.

Por todo esto y tomando en cuenta los acontecimientos que se dieron en el trópico con el fallecimiento de una persona decidieron hacer la interpelación para “poder esclarecer los acontecimientos, causas y circunstancias para que a la vez el pueblo boliviano lo sepa porque este escenario de la interpelación es público con la participación de todos los medios de comunicación”, concluyó Ramos

A su vez el diputado opositor Wilson Santamaría adelantó que la interpelación será el sábado 16, pero todavía no se ha notificado y restó valor a que haya salido del seno del MAS la iniciativa de interpelar al ministro.

“Tiene una justificación política. Se trata de que la oposición no cuestione el tema de las pozas de maceración, las detenciones, la confiscación de 4.000 kilos de cocaína. En realidad, lo han hecho porque según reglamento no se puede convocar dos veces a una misma autoridad por el mismo tema, lo que han hecho es adelantarse para curar en salud al ministro y que responda lo que quiera responder. Habrá que ver el cuestionario porque no ha sido público todavía. Quieren mostrar imparcialidad en este proceso”.