Al menos cincuenta civiles murieron en el norte de Siria, incluidos niños, durante ataques con misiles en Alepo e Idlib, que fueron duramente condenados por las Naciones Unidos y Washington.

Estos ataques fueron considerados "violaciones flagrantes del derecho internacional" por el jefe de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dijo su portavoz adjunto, Farhan Haq.

El jefe de la ONU consideró que estos ataques, que golpearon particularmente un hospital operado por Médicos Sin Fronteras (MSF), "ensombrecen los compromisos del Grupo de Apoyo Internacional a Siria (ISSG, en inglés)" en la reciente reunión en Múnich, añadió Haq.

Por su parte, John Kirby, portavoz del departamento de Estado estadounidense, indicó  que se realizaron "ataques aéreos en y los alrededores de Alepo contra blancos civiles inocentes, principalmente un hospital administrado por MSF y un hospital para mujeres y niños en la ciudad de Azaz".

"Llamamos una vez más a todas las partes a cesar los ataques contra civiles y a tomar las medidas necesarias para acordar un acceso humanitario y al cese de hostilidades, que el pueblo sirio necesita desesperadamente", agregó.

MSF opera en 153 hospitales de Siria, de los cuales cinco fueron golpeados por ataques desde inicios de año. Otras ofensivas, atribuidas a tropas rusas, dejaron diez muertos, incluidos tres niños en Azaz, según el Observatorio sirio de derechos humanos (OSDH).

El régimen acusa a Estados Unidos


?El embajador de Siria en Moscú acusó a la aviación estadounidense de haber "destruido" un hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) en la región de Idleb, rechazando las acusaciones de Washington contra el régimen sirio.

"Realmente, la aviación estadounidense lo ha destruido. La aviación rusa no tiene nada que ver en todo esto, las informaciones reunidas lo dicen claramente", aseguró Riad Haddad en una entrevista concedida a la cadena de televisión pública rusa Rossiya 24 difundida el lunes por la noche.

Según el diplomático sirio, las acusaciones de Estados Unidos son "una manifestación de la guerra de información que comenzó desde los primeros días del conflicto en Siria".