Escucha esta nota aquí

Un estudio de la Asociación de Comunicación Política (ACOP), con sede en Madrid, revela que el saliente presidente de Uruguay, José ‘Pepe’ Mujica, se ubica entre los presidentes mejor evaluados del mundo con un 62% de aprobación, mientras que su par boliviano, Evo Morales, está entre los mejores considerados con un 76% de las preferencias.
Su Gobierno será recordado por reformas sociales como la despenalización del aborto o la legalización del matrimonio homosexual.

Además sorprendió a la comunidad internacional al defender a capa y espada la regulación del mercado de la marihuana, aprobada en el Parlamento hace más de un año y que permite el autocultivo, los clubes de cannabis y la venta de la sustancia en farmacias.

Su gestión, sin embargo, no llegó a implementar la parte más polémica de la norma –la venta al público, previo registro y con límites-, una medida rodeada de interrogantes, dado que el presidente electo Tabaré Vázquez mira con recelo la idea.

“Logré que Uruguay exista, por ejemplo (…). Lo puse en el mapa”, aseguró en una reciente entrevista al semanario Búsqueda, Mujica, un exguerrillero de 79 años.

Con 3,4 millones de habitantes, Uruguay es considerado un país de grandes avances sociales. La pobreza en 2013 se ubicó en 11,5%, y su Índice de Desarrollo Humano es uno de los más altos de la región.
En el terreno económico, en una región en la que el crecimiento se ha desacelerado, Mujica deja el país con un alza del Producto Interno Bruto cercana al 3%, completando 12 años de crecimiento.

La economía uruguaya se basa principalmente en la industria agropecuaria. La soya y la carne congelada son sus principales exportaciones.

Contra toda injerencia
Al finalizar su mandato, José Mujica denunció las intromisiones programadas por parte de países extranjeros para “desgastar” y “derrocar” gobiernos legítimamente establecidos y justificó las acciones de Venezuela para reprimir las amenazas de “golpismo” en su territorio, informa EFE.

En su última audición para radio M24 como mandatario, Mujica denunció la existencia de “un conjunto de disciplinas” de “resistencia civil no violentas”, auspiciadas desde el exterior, con el objetivo de “corroer y derrumbar” estados, que fueron aplicadas durante la Primavera Árabe y ahora desestabilizan Venezuela.

Más allá de sus excentricidades, el presidente y exguerrillero se va habiendo “situado” a su país, para muchos antes desconocido, en el mapa del mundo.

Alerta por Venezuela
“Están buscando que las autoridades (venezolanas) cometan errores”, cercioró el veterano político, para quien “ningún gobierno se puede cruzar de brazos ante la prédica de golpismo”, pero que, admitió, “en la medida que ejerce algún grado de represión se cometen errores”.
Así, Mujica explicó que, a causa de mecanismos previamente planificados desde el exterior, Venezuela se ha forjado una imagen negativa en el campo de las relaciones internacionales que “no ayuda” a mejorar su situación