Escucha esta nota aquí

Un auto de diseño “disruptivo”, como la marca lo define, es el nuevo sedán con el que el Kia quiere mantener a flote este segmento cada vez más afectado por la moda de las vagonetas. Así, mientras que los fabricantes de EEUU dan muerte a sus sedanes, el nuevo Kia K5 2021 aparece como una bocanada de aire fresco en este tipo de autos, según la web elcarrocolombiano.com.

La apuesta es tan radical y arriesgada que Kia decidió eliminar el nombre Optima de este modelo, y tomar la denominación con la que se comercializa en Corea del Sur. Así, le dio una vuelta a la ideal del sedán tradicional agregándole una línea ‘fastback’ y un estilo más moderno.

Producido en Georgia, Estados Unidos, el K5 se enmarca en lo que ahora suelen denominar un ‘sedán coupé’. Este segmento no mueve mucho a nivel de cifras, pero merece seguir con vida.


Formas básicas, pero más estilizadas

A primera vista, en el Kia K5 sobresale la nueva parrilla ‘Tiger Nose’ que, si bien sigue manteniendo sus formas básicas, ahora luce más estilizada. Las ópticas tienen una forma irregular, con una especie de punta hacia atrás, desde la cual sale la firma lumínica en Led denominada “Heartbeat”, en español ‘latidos del corazón’.

Así como elegante silueta lateral que abarca 4,90 metros de longitud, también llama la atención el trazo utilizado para la parte trasera. Muestra un ventanal abombado y cola corta, en cuyo remate están las luces traseras unidas por la tira de Led. El bumper trasero luce agresivo, incorporando doble salida de escape y un difusor de máscara negra.

Entre tanto, la cabina es más clásica pero no por eso menos tecnológica y moderna. La plancha de bordo adopta la configuración de pantalla horizontal unida al cuadro principal de información, aun cuando este último es de relojes análogos. Las rejillas de ventilación son delgadas y horizontales, acompañando una gran consola central con guantera incluida.

Incorpora un sistema multimedia con pantalla de 8 o 10,25 pulgadas, compatible con Android Auto y Apple CarPlay y con conexión Bluetooth para dos dispositivos. A esto adiciona tecnologías como el reconocimiento de comandos de voz para activación de ciertas funciones, GPS con datos de tráfico en tiempo real, servicios telemáticos UVO y carga inalámbrica de celulares.

El fabricante declara mejoras en el aislamiento acústico gracias a nuevos materiales insonorizantes, al tiempo que su cabina puede vestirse con cueros de diferentes colores, a elección del cliente. La dotación puede incluir asientos con calefacción o ventilación, techo panorámico, sonidos relajantes al interior, arranque remoto del motor y sonido Bose con 12 parlantes.

En cuanto a asistencias de manejo, como estándar se anotan las alertas de colisión frontal y mantenimiento de carril. Al escalar la gama, se adicionan alerta de tráfico cruzado trasero, control crucero adaptativo inteligente basado en la información del navegador y asistente de conducción en carretera, entre otros.


Mecánicas y tecnologías de última generación

Al menos en el caso de Estados Unidos, el Kia K5 2021 se venderá en versiones LX, LXS, GT-Line y EX, además del GT que se ubicará en el tope de línea. Todas ellas tendrán como base la nueva plataforma N3, que permite incluir mecánicas y tecnologías de última generación al tiempo que mejora la posición de manejo y el centro de gravedad, ahora más bajos.

El primer escalón mecánico está dado por un propulsor Turbo de 1.6 litros, 180 caballos y 264 Nm, conectado a una nueva caja automática de ocho velocidades. Podrá obtenerse con tracción delantera o total, opción que se incluirá por primera vez en este vehículo, sumando cuatro modos de manejo: Normal, Smart, Sport y Custom.

Finalmente, el K5 GT deportivo lleva un motor Turbo de 2.5 litros y cuatro cilindros, con 290 caballos de potencia y 421 Nm de torque. Se une a una caja automática de doble embrague y ocho velocidades, que le permitirá acelerar de 0 a 96 km/h en 5,8 segundos. Todo esto puede mejorar aplicando el modo de manejo Sport+, exclusivo de la versión.