Escucha esta nota aquí

A la par de lo que fue la presentación de la nueva camioneta Toyota Hilux en Tailandia, se mostró el rediseño de la vagoneta SW4. Esta evolución incorpora nueva estética y el mejorado motor 2.8 turbodiésel que estrena la Hilux.

La SW4, conocida en el sudéste asiático como Fortuner, estrena dos kits frontales, uno más tradicional y otro más deportivo -alineado con el que mostró la RAV4-, lo que explica las diferencias que se pueden apreciar en las fotos.

Siguiendo con el frente, presenta un nuevo diseño de faros más delgados con luces diurnas LED. Además, los rompenieblas son más pequeños y el paragolpe más grande y elevado, lo que deja a la toma de aire en la zona baja del vehículo. En la variante deportiva se estilizan más todas las líneas del paragolpes y se agranda la toma baja, siendo visualmente más radical. Rematan faros Full Led.

Entre la parrilla y los faros nos encontramos con una pieza de buen grosor que mezcla elementos y colores, por lo que puede ser cromada, negro brillante o del color de la carrocería, y que logra destacar la parte central y las líneas más anguladas.

En los laterales encontramos con nuevas llantas de 20″, mientras que en la parte trasera hay un portón eléctrico y con apertura sin manos, nuevos faros LED, un paragolpes rediseñado y una barra cromada que conecta las luces. Según la marca, el techo y los pilares pueden tener el color de la carrocería o estar pintados en un negro contrastante.


El tablero presenta un nuevo diseño y mucha tecnología. Hay nuevos marcadores, un sistema multimedia con pantallas de 8 y 9 pulgadas, y compatibilidad con Apple CarpPlay y Android Auto. El habitáculo también incluye iluminación ambiental, cargador inalámbrico para celulares, puertos USB en la parte trasera, sistema de sonido JBL.

En seguridad ahora ofrece el paquete Toyota Sense, que incluye asistencias a la conducción como control crucero adaptativo, frenado automático de emergencia y asistente de mantenimiento de carril.

Bajo el capó, la SW4 incorpora el renovado motor 2.8 turbodiésel (2.8 D-4D) que debutó con la Hilux y que genera 205 CV y 500 Nm de par, lo que significan 31 CV y 88 Nm de torque adicionales. Estará asociado a una caja automática de seis cambios y al mismo sistema de tracción 4X4 con reductora.


Por otro lado, la marca japonesa informó que realizó una nueva calibración de la suspensión y la dirección, haciéndolas más cómodas y seguras.

La SW4 se lanzará inicialmente en Australia durante agosto en tres versiones: GX, GXL y Crusade, siendo esta última la que contará con el diseño más deportivo. A América Latina debería llegar hacia fines de 2020 siendo producida junto con la renovación de la Hilux en la planta que la marca nipona tiene en Zárate (provincia de Buenos Aires, Argentina).