Escucha esta nota aquí

Una época en la cual los nuevos y pequeños autos japoneses y europeos se erigían como una propuesta muy asequible para las familias promedio y un alivio para el bolsillo. Estos años turbulentos fueron testigos del nacimiento de una leyenda de las carreteras y los rallye: el Renault 5, sostiene el sitio www.msn.com


El Renault 5 fue presentado en 1971 y lanzado al mercado mundial en 1972 como el sucesor de otra leyenda, el Renault 4, presentando un rediseño total de la carrocería que era bastante controvertido por sus ángulos fuertes y pocas áreas redondeadas, ofreciendo una estética que no a todos les pareció atractiva.

Sin embargo, su verdadero fuerte no estaba en lo estético, sino en la practicidad y es que, centímetro a centímetro, el Renault 5 era mucho mejor que otros modelos compactos de la época como el Fiat 500 y el MINI, empezando con el espacio interior, pues mientras que sus competidores apenas podían viajar dos personas, el subcompacto francés era uno de los primeros compactos de dos puertas en los que 5 adultos entraban cómodamente. 


Renault 5 GTL 5 puertas, modelo 1979

El secreto estaba en la distribución de los asientos y en la distancia entre ejes ligeramente extendida. Las plazas traseras se encontraban ligeramente inclinadas hacia atrás, haciendo que las piernas quedasen un poco elevadas para evitar tener que encogerlas al momento de viajar a bordo de este carro.

El motor era otro de sus puntos fuertes, pues su configuración de 4 cilindros y 1.3 litros atmosférico con 60 caballos de fuerza lo convertían en una opción muy rendidora en combustible que entregaba un manejo muy ágil y divertido, volviéndolo una sensación entre los compradores jóvenes que buscaban un primer auto. 


Renault Alpine 1976

A México este modelo llegó en el año de 1975 como modelo 76 en una única versión, la 5LT, que portaba todas las características de comodidad del modelo de máxima gama e incluso ofrecía algunos opcionales como los rines de aleación o los protectores de plástico en los laterales para darle un toque más deportivo. Siendo los mexicanos como somos, bastaron algunos días para que aquel compacto francés fuera bautizado con el apodo con el que se le conoce hasta nuestros días: “el zapatito”. 


Lamentablemente en México nunca pudimos disfrutar de sus versiones de alto rendimiento lanzadas en Europa, como el Renault 5 LeCar o la versión Alpine, y mucho menos hablar del rey de los rallies de los años 80, el Renault 5 Turbo, uno de los primeros modelos compactos de precio razonable que estuvo al alcance de la población general y que le plantó cara al Golf GTI, que por aquellos años era un súper ventas en el viejo continente. Renault 5 Turbo, modelo 1979

Pero la historia de este modelo terminó unos años después, en 1985, cuando la firma lanzó al mercado su nueva versión, el Renault Súper 5, mismo que logró grandes éxitos en Europa y sirvió como intermediario para la creación del nuevo ícono francés, el Renault Clío.