Escucha esta nota aquí

Kourtney Kardashian y Travis Barker se dieron el "sí,  quiero" por tercera vez en los últimos meses, este domingo, esta vez en una lujosa boda celebrada en Italia. 

Después de dos días consecutivos de festejos desde que la mediática familia Kardashian tome la localidad costera de Portofino, se vivió un enlace idílico y de ensueño entre los dos protagonistas. 

Fiel a su estilo, la novia lució un vestido corto y ajustado de tirantes de la firma Dolce & Gabbana que acompañó con un enorme velo con bordados. Eso sí, mantuvo la tradición del color blanco en su look nupcial. 

Por su parte, el músico no se salió del guion establecido para este tipo de ocasiones al llevar un smoking oscuro con pajarita y flor en la solapa. La novia compartió algunas fotos en las que se aprecian los detalles de su impresionante velo, con la imagen de una virgen bordada.


El momento más especial se vivió cuando la pareja se arrodilló frente al altar adornado con rosas rojas y la figura de una virgen al fondo. Alabama Luella Barker, una de las hijas del baterista del grupo Blink-182, captó esta imagen. Tras la ceremonia, los nuevos esposos y sus invitados se dirigieron al Castello Brown, una fortaleza y casa-museo del siglo XVI, donde se realizó una fiesta espectacular. 

Solo una semana después de casarse en Santa Bárbara (California) y tras más de un mes de su enlace simbólico, en Las Vegas, el matrimonio viajó de Estados Unidos a Europa para ofrecer la fiesta definitiva. Comenzó en la noche del viernes y continuó el sábado con un almuerzo, al que los novios y los invitados llegaron a bordo de una lancha. 

También organizaron una cena en el prestigioso Ristorante Puny, donde pudieron degustar un menú especial de pasta al pesto hecha a mano y vino italiano.


Comentarios