Escucha esta nota aquí

En 2017, la organización Imagine Oneworld dio inicio a una campaña que pretendía concretar distintos kimonos inspirados en todos los países del planeta. Aquellos atuendos serían diseñados en colaboración con la embajada de cada país con el propósito representar aspectos su cultura, historia y paisajes.

La idea original era que estos kimonos aparecieran en la ceremonia de apertura de Tokio 2020, sin embargo, como los planes para aquella cita cambiaron debido a la pandemia, su presentación fue postergada. 

Mientras la edición más reciente de los Juegos Olímpicos sigue en marcha, la organización Imagine Oneworld dio a conocer a los 206 kimonos que fueron diseñados como parte de The Kimono Project.


Cada kimono y obi (faja) fue trabajados a mano; cada hilo y puntada hacen de cada pieza una obra de arte, que requirió cerca de un año de elaboración y un costo unitario de producción promedio de un millón de yenes (alrededor de 10.000 dólares), los que han sido cubiertos por patrocinios y donaciones.


El kimono boliviano

Bolivia tiene un kimono representativo y al igual que para todos los países y regiones, se han seleccionado cuidadosamente los patrones de cultura y belleza natural, considerando así el altiplano, los valles y llanos bolivianos y respetando celosamente cada símbolo y detalle plasmado en cada una de las piezas.

Su diseño y elaboración se realizó en la prefectura de Kyoto; el kimono estuvo a cargo del artista Kei Takahashi y el obi, de 4 metros de largo, por la Casa de Artesanos Nishiki-Kogei.

En el kimono de Bolivia, se puede identificar el Salar de Uyuni, elegido como uno de los destinos turísticos favoritos de los japoneses.

Según la Secretaria Ejecutiva del proyecto, Orie Shimizu, el salar “es considerado un espejo del cielo que se ha convertido en un lugar que todo japonés desea visitar”.

De igual forma se incluyen tejidos incaicos en la parte inferior de la prenda de vestir. También se utilizó la imagen del cóndor sobrevolando las montañas y las flores nacionales Kantuta y Patujú en plena floración.

Otro de los atractivos turísticos importantes es el Parque Nacional Noel Kempff Mercado, Patrimonio de la Humanidad, que se encuentra representado con cascadas en la parte inferior izquierda de la prenda de vestir.


A su vez, el obi fue creado a partir del patrón inca, realizando una fusión con el patrón simétrico japonés Sochou, que dio como resultado una especial combinación de dos aves, la imagen simboliza la amistad entre Bolivia y Japón.


Comentarios