Bacilos actuará hoy en Casa Grande, como parte de su gira Toca Madera. El fundador de la banda habla del retorno a Bolivia y de la vigencia de sus canciones

26 de junio de 2022, 5:07 AM
26 de junio de 2022, 5:07 AM

Bacilos, la agrupación que sonó desde fines de los años 90 con éxitos como Mi primer millón, Tabaco y Chanel y Caraluna, se presentará hoy en Casa Grande (avenida Beni, entre sexto y séptimo anillo), como parte de su gira denominada Toca Madera Tour, que viene efectuado por varios países de Latinoamérica.

El colombiano Jorge Villamizar y el brasileño André Lópes retomaron con fuerza la agrupación, que se fundó en 1997 junto con el puertorriqueño José Javier Freire, que dejó el proyecto en 2021.

El grupo traerá al público boliviano sus éxitos de siempre pero también cantará sus recientes producciones, como Toca madera. EL DEBER conversó con Villamizar antes de los shows. 

 _¿Cómo calificas la experiencia con Bacilos?

Ha sido una experiencia que algún día escribiré en un libro. No ha sido algo planificado, sino que se ha ido dando y nos sorprendemos de cuánto ha durado y de la vigencia que tiene en la juventud. Es algo a lo que no terminamos de acostumbrarnos, vamos a ver hasta dónde llega, mientras tanto seguimos disfrutando y trabajando.

 _¿Cuál ha sido la clave para llegar hasta dónde están?

Trabajar en función a la música. Siempre ha habido una búsqueda genuina de un sonido propio. Eso nos dio la longevidad, pero también actualidad, porque no nos quedamos estancados en una época, nos ha otorgado una identidad propia que nos ha mantenido conectados con la juventud.

 _Eso se puede apreciar en Toca madera, un sonido fresco con aires pop que pueden ser de cualquier época…

Las canciones que escribo yo solo me pueden tomar una hora o una semana, pero lo de hoy es más moderno, se escribe en equipos de trabajo que aportan, desde el ingeniero hasta el productor, todo el mundo opina. Toca madera es un ejercicio de todo eso.

 _¿Cómo es trabajar con André y cuál es la base de la labor creativa entre ambos?

Pues hacemos un buen equipo, tenemos nuestras propias funciones en lo macro, pero André tiende a ser una persona muy organizada mentalmente. Todo es como una empresa, André se enfoca más en leer los contratos o ver dónde está al dinero y yo me enfoco más en buscar creativamente una dirección y una voz.

 _En Bacilos siempre sobresalió la mezcla de culturas, cuyo resultado se refleja en las canciones…

Claro, eso siempre fue muy importante, aunque a mí me ha salido un poco caro, porque en Colombia no me ven como un artista colombiano del todo. Soy parte de una visión más grande como Bacilos. Yo creo en la visión latinoamericana, creo que perdemos el tiempo en muchas cosas en lugar de pensar en una agenda política más seria, menos demagógica y más pragmática, que nos unifique. Yo me siento en casa en cualquier país del continente, no me siento extranjero. La luz está en la unificación.

 _¿Este es el momento?

Yo no sé, cuando una causa es politizada se tiende a verla como algo que nace desde la izquierda, cuando debería verse como algo de la esencia de la gente. Está pasando hasta en formas negativas, desde la ilegalidad de algunas organizaciones, como los cárteles de la droga. Si tú te pones a pensar, ellos ya se unificaron, no ven fronteras, trabajan tranquilamente en Bolivia, en Colombia o México y no tienes que ser de un país en especial para trabajar con ellos.

 _Pero también se puede unificar desde la música…

Y está pasando también. Los graduados de Berklee ya no se dividen en países, se dividen en graduaciones. Son pequeñas mafias musicales que están bastante unidas; entonces, van pasando y transmitiendo las cosas que hacen. Porque sus mensajes ya no pertenecen a un solo canal de televisión o a una red, sino que viajan libremente de un país a otro.

 _Durante la pandemia cobró fuerza el uso de redes sociales, como TikTok. ¿Qué hizo Bacilos para no quedar fuera?

Los algoritmos han sido muy generosos con Bacilos. Gran parte de la razón por la que estamos aquí es porque en el momento en que estuvimos separados surgió Spotify, que es una plataforma en la que tenemos cifras impresionantes. Nuestras canciones son más poderosas que Bacilos. En nuestras redes sociales no tenemos tantos seguidores como lo tienen nuestras canciones en las plataformas de streaming. Este nuevo mundo nos mantiene vivos, salimos a flote gracias a los algoritmos.