Escucha esta nota aquí

Segundo año consecutivo que la reina Isabel pasará una Navidad diferente. 

Año tras año, la reina mantiene la tradición de celebrar la Navidad en su residencia en Norfolk, Sandringham, junto a su familia. Por lo tanto, este año la soberana tomó la decisión de quedarse en el Castillo de Windsor para evitar contagiarse  de la nueva variante del Covid-19.


La decisión fue tomada por la situación de salud que atraviesa el Reino Unido.

En días pasados, la reina anunció la cancelación del tradicional almuerzo prenavideño, donde reúne a toda la familia real para disfrutar de una gran comida en su residencia en Londres antes de partir a Sandringham en Norfolk.

Reino Unido está con gran amenaza de Covid-19, se han registrado más de 88.000 casos, ante esta alarmante cifra, la reina prefirió tomar sus medidas para evitar la propagación de la variante ómicron de coronavirus, es por ello que está evitando realizar fiestas y otros eventos durante este periodo navideño.

Comentarios