Escucha esta nota aquí

El año pasado para Lisbeth Aranda (39) no fue un buen año pues el Covid le arrebató a un miembro de su familia, su papá Ángel  (Lito) Moisés Aranda, la modelo descubre su corazón en una entrevista para EL DEBER  y cuenta que esto la dejó tan triste que se hundió en una depresión por la irreparable pérdida.

A ella, por ser la mayor, le tocó ser la más fuerte de la familia y estar firme para que su núcleo familiar no se desmorone. En esa época su principal apoyo, aparte de su familia, fue Juan Leandro Vogliotti (37) su enamorado, un futbolista argentino que jugó en Guabirá. Él la contuvo en esa etapa.

Juan Leandro conoció la fragilidad de la modelo y supo acompañarla hasta que se dio cuenta que era la mujer de su vida y le pidió matrimonio los primeros días de junio de este año.

“Cuando conocí a ‘Chicho’ lo conocí de una forma tan espontánea y nos saludamos, me conoció sencilla sin maquillaje”, expresó la modelo.

En ´Chicho´ como lo llama ella, vio a un hombre bueno, humilde, calidad de persona y que siempre estaba al cuidado de los suyos, eso la enamoró. Además, que “yo podía ser yo con Chicho”, afirmó.

Pedida de mano y boda

La pedida fue muy romántica: A los pies de la laguna de su condominio con un letrerero grande que decía ¿Te quieres casar conmigo? y con la presencia de la familia de Lisbeth.

Ella dio el sí y se casarán en enero de 2023, porque justo hay vacaciones colectivas en Argentina y así podrán venir los familiares de Chicho y prensa radial que sigue al futbolista desde sus inicios.

La pareja se comprometió hace unas semanas pero ya viven juntos hace tres meses en su nuevo hogar. que ellos mismos planearon.

A pesar de que Lisbeth consideraba que la preparación de una boda era un asunto fácil (así lo creía cuando se hizo cargo de la decoración del matrimonio de sus hermanas Nadine y Flor Aranda),  ahora confiesa que no sabe por dónde empezar, si su boda será de día o de noche.

Proyectos

Siguiendo los consejos de su padre, hará solo lo que la haga feliz.  El próximo año se ve casada con el amor de su vida y cargando a su bebé, quiere una mujercita o gemelos.

En lo profesional se ve haciendo un programa de entretenimiento que divierta a la gente, analizará las propuestas que le hicieron. 

Además, tiene un proyecto bajo siete llaves  que lo viene pensando desde que vive en México. “Vamos a poner a Santa Cruz y a Bolivia en el ojo del mundo”, destacó sin dar más detalles, pero si prometió darnos la primicia cuando sea realidad. 


Comentarios