El actor pidió disculpas públicas al comediante por darle una bofetada en la gala de Óscar del domingo. La Academia condena la actitud de Smith y anuncia que estudiarán otras acciones sobre este caso

29 de marzo de 2022, 7:00 AM
29 de marzo de 2022, 7:00 AM

“En este negocio, siempre hay personas que te faltan al respeto, debes sonreír y hacer como que todo está bien. El amor te provoca hacer cosas locas; soy un defensor del amor, me estoy esforzando por amar a la gente y no tengo por qué sonreír y aguantar ninguna broma”, decía Will Smith, luego de ganar su primer Óscar a mejor actor por King Richard.

El que podía ser el momento más feliz de la carrera de Smith parecía ser el más triste. Minutos antes el actor había golpeado en el rostro al comediante Chris Rock luego de que hiciera un chiste sobre la pérdida de cabello de su esposa, Jada Pinkett Smith (que padece de alopecia androgenética), dejando boquiabierta a la audiencia tanto del teatro Dolby como del mundo, que presenció por televisión la ceremonia de los premios el domingo.

“Fue muy fuerte, estábamos adentro y, cuando pasó, dijimos ‘esto no puede ser broma’, esto es en serio y entonces se hizo un silencio tremendo y hubo mucha tensión”, comentó el actor mexicano Eugenio Derbez.

Las imágenes, que, inmediatamente, se convirtieron en virales, generaron toda clase de comentarios a favor y en contra de la actitud del actor, que recibió su estatuilla con un visible nerviosismo y, entre lágrimas, emitió su discurso.

A pesar de que, según trascendió, los protagonistas del incidente se reconciliaron en la posterior fiesta del domingo, organizada por la revista Variety, recién este lunes Smith se disculpó públicamente con Rock, quien hasta el cierre de esta nota no se había pronunciado al respecto.

Quienes sí se pronunciaron fueron los miembros de la Academia, que condenaron la actitud de Smith y anunciaron que estudiarán otras acciones y consecuencias en concordancia con sus estatutos de conducta.

Aguas divididas

“Óscar a la masculinidad tóxica”, “yo haría lo mismo si tuviera que defender a mi familia”, “el humor también tiene un límite”, fueron algunas de las miles de reacciones en redes sociales, además de la incontable cantidad de memes que el hecho sigue generando.

Más allá de las disculpas del actor, gran parte de los dardos apuntan a la actitud violenta de Smith, del que expertos en su trayectoria señalan que no es la primera vez y que su actitud se debe a un patrón neurológico que le hace reaccionar con violencia.

La psicóloga Katherine Suárez menciona que Smith vive aún los recuerdos de heridas de injusticias en su infancia y que aprendió a solucionar sus conflictos con violencia. “Para que uno sea así han tenido que influir factores externos, que te dicen que la manera de resolver los conflictos es a los golpes o con el uso de la violencia. Y he ahí la importancia de modelos buenos en la vida de los hijos, porque repiten lo que ven”, explica Suárez.

Acerca de la actitud de Chris Rock, el comediante de stand up Saúl Montaño señala no estar de acuerdo con el chiste del humorista estadounidense, pero también considera que la Academia debió brindar las garantías a su labor. “En un espectáculo tan grande hay un montaje en base a un guion, entonces, se debe ofrecer las garantías a un cómico que está haciendo su trabajo. El chiste no fue afortunado, pero eso no legitima ninguna acción violenta que pueda venir de una de las partes afectadas”, afirma Montaño.


El fuego no se apaga con gasolina

Amples Regiani/Publicista

¿Te imaginas vivir en un mundo donde tengas que golpear a alguien cada vez que escuchas algo que te ofenda? O peor, ¿ser golpeado cada vez que ofendes a alguien? Lo que hizo Chris Rock fue insensible y de mal gusto, pero lo que hizo Will Smith es indefendible. Deja la mierda del amor, de hacer respetar, de que la agresión sicológica y todo lo demás. No puedes pegar a una persona por decir algo que no te gusta. No lo digo yo, lo dice la ley.

Will Smith -con su alcance- tenía todos los recursos jurídicos y mediáticos para “hacer respetar” a su esposa y dejar un mensaje valioso y que inspire. No lo hizo porque es un señor inestable y necesita tratamiento. Y no es por romántico.

Desde la perspectiva mediática y comunicacional, que es lo que nos interesa, lo que hizo Will Smith fue lo peor que hubiera podido hacer: Logró que un chiste malo, que hubiera pasado desapercibido dentro de la aburrida presentación de los Óscar, pasara de ser visto pasivamente por un par de millones de personas a ser visto activamente por centenas de millones. Lo convirtió en trending topic global.

Al final del día, Will hizo más daño a su esposa al potenciar el alcance del chiste que el mismo Chris Rock.