Escucha esta nota aquí

El partido que Always Ready y Nacional Potosí disputaron este sábado en el estadio de Villa Ingenio de El Alto tuvo un final bochornoso. Fue un duelo con muchos roces y constantes faltas por la flexibilidad y las malas decisiones del árbitro Charles Terrazas. 

Esto no quedó en la cancha, ya que tras el pitazo final del juez central del partido se registró una lamentable pelea campal entre jugadores y que después se trasladó entre los hinchas de ambos equipos en las tribunas.

Vergonzoso porque se conoció, según los relatores de la empresa que transmite los partidos del campeonato, hasta fue golpeado el papá del delantero Rodrigo Vargas, de Nacional, que estaba en las graderías.

El partido

Nacional Potosí jugó un buen partido y se rehízo del flojo rendimiento que demostró ante Guabirá y que le costó la eliminación de la Copa Sudamericana, el pasado 7 de abril en la  Villa Imperial.

El cuadro potosino abrió el marcador a los 18 minutos mediante el atacante uruguayo Sebastián Gularte, que con el colombiano Harold Reina y Rodrigo Vargas conformaron una tripleta ofensiva que causó serios dolores de cabeza a la zaga del campeón nacional.

Por momentos, el duelo se hizo de ida y vuelta, especialmente en el segundo tiempo, etapa en la que Always Ready empató a los 55’ con el gol de Javier Sanguinetti.

El tramo final fue de infarto. Se jugó con mucha intensidad porque el dueño de casa buscó el gol de la victoria y la visita jamás claudicó en su afán de llevarse al menos un punto. 

Esto dio pie para que se registren constantes faltas en ambos equipos y que desafortunadamente después terminó en un episodio nada ejemplar y que seguramente habrá sanciones a los que provocaron la gresca.


Comentarios