Escucha esta nota aquí

Con Julio César Baldivieso siempre hay temas para conversar y esta vez no fue la excepción. De manera primicial contó a DIEZ que dejará su querida Cochabamba para vivir en Santa Cruz, una tierra a la que dice querer mucho y está agradecido por el buen trato que le da.

Dueño de una rica trayectoria como futbolista reconoce que sus mejores momentos los vivió con la selección nacional con la que disputó el Mundial EEUU 1994 y con la que marcó su mejor gol: un tiro libre desde casi mitad de cancha a Brasil, en 2001, durante la eliminatoria al Mundial Corea-Japón 2002, ocasión en la que Bolivia ganó por 3-1.

También tuvo la oportunidad de dirigir a la Verde entre 2015 y 2016, en total fueron 11 partidos, de los que ganó uno y perdió 10. Un par de años después se hizo cargo de la selección nacional de Palestina y su deseo es volver a dirigir a Bolivia, que en las dos primeras fechas de las eliminatorias a Catar 2022 perdió ante Brasil y Argentina, según el ‘Emperador’, por falta de jerarquía.

_¿Cuál es tu análisis de los partidos que jugó Bolivia en el inicio de las eliminatorias?

Uno siempre espera más, obviamente jugar ante Brasil y Argentina no es fácil, pero esperábamos más de la selección por el tiempo de trabajo que tuvo y parte por todas las promesas del seleccionador nacional (César Farías). Ha sido una de las performances más bajas de los últimos tiempos de la selección, espero que mejore el rendimiento y que se mejore en todo sentido, porque no estamos bien.

_Se jugó con mucha gente joven, sobre todo ante Brasil, ¿fue un gran riesgo?

Yo creo que a la selección tienen que ir los mejores, creo que hubo mucha soberbia del seleccionador nacional de dejar fuera de la convocatoria tanto a gente de Wilstermann como de Bolívar. En el fútbol de esta índole, de alta competencia, hay que tener jerarquía, y si no se la tiene te pasan factura. Me sorprende que haya dejado fuera de la selección a jugadores importantes, que tienen recorrido en el fútbol boliviano, y haya preferido jugadores de asociación. Me refiero a que debían estar, por ejempló, Ramiro Vaca, Henry Vaca, Fernando Saucedo, Samuel Galindo, el mismo Junior Sánchez, el hijo de Erwin Sánchez, que con todo merecimiento pudo haber jugado estos partidos.

_Sin el afán de defender a Farías, pero ¿qué hubieses hecho si Bolívar y Wilstermann no querían ceder a sus jugadores?

Te cuento que cuando yo fui seleccionador nacional tuve el mismo problema con la gente de The Strongest, que no me quería ceder a sus futbolistas. Yo personalmente fui a buscarlo a César Salinas, que en paz descanse, a su empresa en El Alto, y le pedí a nombre de Bolivia, que por favor nos preste a sus jugadores, que no era correcto lo que estaba haciendo; hice ese trabajo, me tomé esa molestia de ir a buscarlo y hacerle ese pedido, era para las eliminatorias. Yo hice un esfuerzo importante para que puedan estar los mejores jugadores en la selección.

_¿Quieres decir que en este caso Farías debió actuar?

Por lo menos yo hice eso, hay testigos de eso y hay gente que ha visto que yo hice eso. En todo caso, si no estaban los jugadores de Wilstermann y Bolívar, hay otros equipos que tienen futbolistas de mayor jerarquía, yo no digo que los muchachos que fueron convocados no debían estar en la selección, pero creo que en ese tipo de partidos la jerarquía cuesta mucho y te da mejores resultados.

_¿Qué tanto crees que puede cambiar la Verde en los partidos que se vienen ante Ecuador y Paraguay?

Es que 60 días o 55 es mucho para una selección, es inédito que un seleccionador haya tenido ese tiempo a los futbolistas, es por eso que esperábamos más; que si recibe a Ecuador con equipo parecido el resultado hasta puede ser peor en La Paz, porque Ecuador viene con una selección que está aclimatada a la altura, sus jugadores están pasando un buen momento, son atléticos, yo creo que tendría que cambiar ostensiblemente la cara de la selección y tendríamos que jugar con futbolistas de más jerarquía.

_Como exjugador y exseleccionador nacional, ¿cómo asimilaste las dos derrotas ante Brasil y Argentina?

Con la impotencia de saber que en Bolivia existimos técnicos muy capaces para dirigir a la selección y no nos toman en cuenta, en cierto momento nos menosprecian y hasta nos discriminan, pero como boliviano siempre queremos que nos vaya bien; mis diferencias con la selección son marcadas evidentemente, pero eso no significa que no quiera el bien de mi país, creo que soy uno de los pocos bolivianos que cuando era futbolista y técnico también, siempre defendí al elemento nacional y así lo voy a hacer siempre.

_Entre 2015 y 2016 tuviste la experiencia de dirigir a la selección. Más allá de los resultados (una victoria y 10 derrotas), ¿qué experiencia te dejó?, ya que siempre manifiestas que quieres volver a dirigirla...

El país no sabe lo que nosotros hemos vivido como cuerpo técnico. No nos querían dar ni pasajes para ir a ver los partidos de la Liga para hacer seguimiento a los clubes y a los futbolistas. No había ni pasajes para nosotros, porque según la dirigencia, no había plata. Recuerdo que para la Copa América (Centenario 2016) me dieron siete días para preparar el equipo, a mi antecesor le dieron 37 días de concentración, a Eduardo Villegas en la última Copa América le dieron tres semanas y a mí solo siete días, y eso que nosotros en esa Copa América de Estados Unidos jugamos contra Panamá, además de Argentina y Chile, que fueron las finalistas, y si recuerdas Chile nos ganó en el minuto 97.

_¿Sientes que no te trataron bien en la selección?

Nunca han sido iguales conmigo, nunca me han dado el tiempo necesario para trabajar, pese a ello hemos tenido la oportunidad de hacer debutar a 19 futbolistas y muchos de ellos son bastiones fundamentales dentro de sus equipos. Te puedo nombrar a Carlos Lampe, Fernando Saucedo, Samuel Galindo, Raúl Castro, Jorge Flores, Erwin Saavedra, Jaime Arrascaita, Rodrigo Ramallo, entre otros. Creo que estábamos por el camino correcto, pero a nosotros nos han boicoteado de todos lados.

_Económicamente, ¿cómo te trataron en la selección? Actualmente, se dice que Farías está por los 75.000 dólares mensuales, ¿estabas por ahí?

No, nunca. Ni idea, no me pagaban ni la tercera parte de lo que gana Farías. Tanto de jugador como de técnico yo he asistido siempre a mi selección por el amor y el cariño que siento por mi país. Cuando fui futbolista nunca pregunté cuánto iba a ganar ni pedía pasajes en primera clase, yo venía sin preguntar, lo que yo preguntaba era cuándo tenía que viajar, no cuánto me iban a pagar. Para ser técnico de la selección lo primero que hice fue aceptar las condiciones, nos reunimos en Santa Cruz y me dijeron: “Julio, esto es lo que hay para el cuerpo técnico”, y les dije que no había ningún problema, y eso lo pueden preguntar a los dirigentes.

_No hubo un tira y afloja en las negociaciones…

Para nada, y eso que éramos cuatro mundialistas los que estábamos al frente de la selección, porque invité a Carlos Borja, a Luis Cristaldo y a Marcelo Torrico, además el preparador físico era Alejandro Nordio, pero los cuatro mundialistas de mi cuerpo técnico no ganábamos ni la tercera parte de lo que gana el venezolano hoy en día.

_Cambiando de tema, tengo entendido que te vienes a vivir a Santa Cruz…

Sí, estoy en ello, buscando justamente mejores días para mi familia y para todos nosotros. He estado en Santa Cruz unas semanas y estoy muy agradecido con todos mis amigos y con toda la gente cruceña que nos han recibido bastante bien, a donde hemos ido nos trataron bien. El fútbol te da ese plus de tener amigos, muchos admiradores y obviamente tampoco uno es una monedita de oro para que te quieran todos, pero en lo general estoy muy agradecido con la gente cruceña, por el trato que me han dispensado durante el tiempo que he estado allá, ya que hace unos días tuve que viajar a Cochabamba para votar en las elecciones.

_¿Por qué te vienes a Santa Cruz y dejas tu Cochabamba querida?

Por un tema de estudios de mis hijos. Ellos quieren estudiar en Santa Cruz y si se da la oportunidad, por qué no acompañarlos. Tengo tres hijos, Mauricio que ya está estudiando en Santa Cruz; tengo a Valeria Fernanda, que ya es comunicadora social, y Sebastián, que es mi hijo menor, que en enero comienza sus estudios en la capital cruceña.

_¿Eso te obliga o te motiva a pensar en vivir en Santa Cruz?

Me ha motivado, porque soy de las personas que me acomodo rápidamente a otras ciudades y a otros países. Estamos en ese proceso ahora y será un privilegio acompañar a mis hijos en el lugar de sus estudios.

_¿Ya viste la casa, el lugar donde vas a vivir?

Hemos estado justamente viendo todo aquello, pero aún no hemos tomado la decisión definitiva. Santa Cruz ha crecido muchísimo, es una ciudad inmensa que te da muchas oportunidades y esto es parte de la vida.

_¿Qué pasará con Aurora, ya que eres el técnico de ese equipo?

La verdad que mi vida es el fútbol, pero la razón de mi existencia son mis hijos. Vamos a ver qué pasa, ya que la opción de vivir en Santa Cruz se está por cristalizar, pero todavía no hay una decisión final.

_En cuanto al fútbol local, con los problemas dirigenciales que hay, seguimos con la incertidumbre de qué va a pasar…

Desde hace mucho tiempo venimos en crisis dirigencial, pero esta es la más profunda. Como amante del futbol, como boliviano, espero que estas diferencias pasen pronto y que de una vez podamos comenzar el campeonato de la División Profesional si las condiciones se dan. A los dirigentes, pedirles que dejen a un lado sus apetitos personales y que piensen en el bien común, que se llama fútbol boliviano.

_Si llega a reiniciarse el campeonato, casi seguro que termina en enero…

Va a ser complicado, muy complicado. En todo caso los compromisos con la empresa televisiva pueden pasarle una factura seria en cuanto a lo económico a los clubes, así que ese tema dirigencial tienen que analizarlo y de una vez, para solucionarlo.

_Cuando decías apetitos personales, ¿crees que pasa más por los intereses personales que tienen los dirigentes?

Yo he hablado con Marcos Rodríguez y Robert Blanco, los considero amigos del fútbol. Pedirles a ambos que depongan sus actitudes y que puedan llegar a un entendimiento por el bien del fútbol boliviano. Creo que el ingeniero (Fernando) Costa, de Always Ready, tiene intenciones de hacerse cargo de la FBF, en todo caso serán los dirigentes los que tomarán la decisión final, pero que sea pronto, porque el fútbol nacional no está bien y estamos dejando una pobre imagen a nivel internacional.

_A Rodríguez y a Blanco, ¿qué más les dijiste?

Siempre he hablado con los presidentes de la FBF y en este caso mi primer consejo o pedido si se quiere es que dejen infraestructura, porque nosotros como FBF no tenemos una cancha para entrenar. Lo primero que les pedí es que dejen un legado, que dejen infraestructura para el futbol.

_El pedido lo hace un mundialista como jugador y un DT que dirigió incluso a una selección del exterior, me refiero a Palestina, de la que fuiste su seleccionador en 2018…

Acá en Bolivia no nos valoran, lamentablemente a los bolivianos no nos valoran, mas al contrario nos devalúan y nos menosprecian muchas veces, lo digo con el mayor cariño, el mayor afecto y con respeto, espero que esto cambie algún día, por el bienestar de los bolivianos. Yo he sido contestatario a los dirigentes, porque yo he ido a muchos lugares del mundo gracias al fútbol y sé cómo piensan del boliviano y cómo nos tratan, acá realmente el extranjero tiene más prioridad que nosotros y debería ser al revés.