Escucha esta nota aquí

"Todos los jugadores resignamos parte de nuestro sueldo, aceptamos la propuesta de los dirigentes privándonos de muchas cosas; hasta la fecha no hay nada oficial para volver a los entrenamientos, queda reunirse para hablar sobre el tema económico", dijo Christian Vargas, de los registros de Aurora de Cochabamba.

Pasaron más de 100 días desde que el campeonato Apertura de la División Profesional fue paralizado debido a la pandemia del coronavirus. Esta suspensión trajo más de un  inconveniente a los jugadores y todo el entorno del fútbol boliviano.

Uno de los aspectos que causa más de un dolor de cabeza a los directivos es el económico, pues pese a que el torneo está paralizado los clubes tienen que cubrir planillas mensuales con sus futbolistas. Recientemente, los jugadores terminaron de cobrar sueldos de los meses de marzo, abril y mayo con descuentos en todos los casos. Las negociaciones no fueron nada fáciles pero finalmente buena parte de los jugadores quedaron tranquilos.

"Seguramente volveremos a ser convocados para hablar del tema de sueldos, ahora del mes de junio y julio que ya comenzó. Estamos conscientes de lo que está pasando en el mundo", antuicipó Vargas que continúa con los entrenamientos de manera individual para estar en condiciones físicas a la hora de volver al trabajo en grupo.

"Hay que estar lo mejor preparados que se pueda para cuando volvamos a entrenar", expresó. De momento no se conoce la fecha de reinicio de la actividad deportiva en el país, el Ministerio de Salud y Educación, la Federación Boliviana de Fútbol, además del Comité Olímpico Boliviano, conformaron mesas de trabajo para analizar el retorno del fútbol y otras disciplinas en el país. (04 JUL 2020)