El nuevo monarca fue proclamado rey en el palacio de St. James por el Consejo de Ascensión, un cuerpo ceremonial que se reúne tras la muerte de un monarca para hacer la proclamación formal de la ascensión del sucesor al trono.

10 de septiembre de 2022, 7:46 AM
10 de septiembre de 2022, 7:46 AM
El rey Carlos III durante la ceremonia del Comité de Ascensión.
PA Media
El rey Carlos III durante la ceremonia del Consejo de Ascensión.

Carlos III fue proclamado rey en una ceremonia celebrada este sábado en el Palacio de St. James, en el centro de Londres.

Carlos se convirtió en rey inmediatamente después de la muerte de su madre la reina Isabel II, pero su nuevo rol fue oficialmente confirmado este sábado en un histórico acto.

El nuevo rey fue proclamado por el Consejo de Ascensión y prestó juramento durante una elaborada y tradicional ceremonia, que no se había llevado a cabo en más de siete décadas.

La ceremonia

El Consejo de Ascensión es un cuerpo ceremonial que se reúne tras la muerte de un monarca para hacer la proclamación formal de la ascensión del sucesor al trono.

Esta fue la primera vez en la historia que la ceremonia del Consejo de Ascensión fue televisada, por decisión del propio Carlos III.

El evento se divide en dos partes, y el rey solo está presente en la segunda.

En la primera parte, el presidente del Consejo Privado -en este caso la parlamentaria Penny Mordaunt, nombrada recientemente por la actual primera ministra Liz Truss- oficializó la muerte de Isabel II.

Luego el secretario del Consejo leyó en voz alta el texto de la Proclamación de Ascención, incluido el título elegido por Carlos como rey, Carlos III.

La proclamación está firmada por un grupo que incluye a la reina consorte, el príncipe de Gales, el arzobispo de Canterbury, el lord canciller, el arzobispo de York y la primera ministra.

Proclamación del nuevo rey.
BBC

El rey entró para la segunda parte del Consejo, al que asisten solo consejeros privados. En ella dio una declaración personal sobre la muerte de la reina.

"Es mi obligación más dolorosa anunciar la muerte de mi querida madre la reina".

"Sé cuán profundamente ustedes, la nación entera -y diría que el mundo entero- simpatizan conmigo en esta irreparable pérdida que hemos sufrido".

"La simpatía expresada por tanta gente a mi hermana y hermanos es mi mayor consolación. Y ese abrumador cariño y apoyo debería ser extendido a toda nuestra familia en nuestra pérdida".

The King
PA Media

Además, el rey hizo un juramento para preservar la Iglesia de Escocia y firmó dos documentos para registrarlo, con la reina consorte y el príncipe de Gales entre los testigos de su firma.

En Escocia existe una división de poderes entre la Iglesia y el Estado, cada uno supremo en su propia esfera.

La Iglesia se gobierna a sí misma en todo lo que concierne a sus propias actividades. Su autoridad suprema es la Asamblea General de la Iglesia de Escocia, presidida por un moderador elegido cada año por la propia Asamblea.

Por lo tanto, el nuevo soberano, en este caso Carlos III, está obligado a prestar juramento para preservar la seguridad de la Iglesia de Escocia en su ascenso.

Este juramento ha sido hecho por todos los monarcas durante su ascención desde Jorge I en 1714.

A la ceremonia asistieron 200 de los 700 miembros del Consejo Privado, que firmaron la proclamación. Entre ellos se encuentran los ex primeros ministros Boris Johnson, Theresa May, David Cameron, Gordon Brown, Tony Blair y John Major.

Después tuvo lugar lugar la primera proclamación pública desde el balcón del Friary Court del Palacio de St. James, a través de un funcionario conocido como el Rey de Armas Principal de la Jarretera, acompañada de un espectáculo centenario, con trompetistas tocando una fanfarria y sonó el himno nacional, con las palabras "Dios salve al rey" y no "Dios salve a la reina" por primera vez desde 1952.

También se dispararon 41 salvas desde Hyde Park y 62 en la Torre de Londres.

El Rey de Armas Principal de la Jarretera lee la proclamación de Carlos III.
Getty Images

La proclamación anunciando a Carlos como rey se leerá en Edimburgo, Cardiff y Belfast, las capitales de Escocia, Gales e Irlanda del Norte, respectivamente.

Tras la finalización de la ceremonia St. James puede pasar un tiempo antes de que se lleve a cabo la coronación de Carlos III, que será el gran momento simbólico de su ascenso al trono.

Pasaron unos 16 meses entre la muerte del padre de la reina Isabel, el rey Jorge VI, en febrero de 1952 y su coronación en junio de 1953.


Análisis de Sean Coughlan, corresponsal de la Casa Real

El nuevo rey rindió un cálido homenaje a su madre, pero este fue el momento en que Carlos comenzó a pensar en el futuro de su propio reinado.

Ante las filas del Consejo de Ascensión, el rey Carlos prometió dedicar el resto de su vida a servir como monarca.

Fue una mezcla de lenguaje ritual, ornamentado y practicidad constitucional.

Carlos es ahora el jefe de Estado y esta fue la transferencia simbólica y sin problemas de un reinado al siguiente, con juramentos y firmas.

El tintero utilizado para ello se lo habían regalado sus hijos, el príncipe William y el príncipe Harry.

Los anuncios también confirmaron que el día del funeral de Estado de la reina será un día festivo.

Pero aquí estaba el rey asumiendo públicamente sus nuevas responsabilidades, prometiendo seguir el ejemplo de la reina. Fue una coreografía de la continuidad.


Cómo será la coronación

En los últimos 900 años la coronación se ha celebrado en la abadía de Westminster. Guillermo el conquistador fue el primer monarca en ser coronado allí y Carlos III será el número 40.

Se trata de un servicio religioso anglicano, oficiado por el arzobispo de Canterbury. En el momento cumbre de la ceremonia, el arzobispo colocará la corona de San Eduardo sobre la cabeza de Carlos, una pieza de oro sólido que data de 1661.

La corona es la pieza principal de las Joyas de la Corona en la Torre de Londres y solo la usa el monarca en el momento de la coronación (especialmente por su peso de 2,23 kg).

A diferencia de las bodas reales, la coronación es un evento de Estado, y el gobierno paga por esta y, en última instancia, decide la lista de invitados.

Habrá música, lecturas y el ritual de unción del nuevo monarca, utilizando aceite de naranja, rosas, canela, almizcle y ámbar gris.

El nuevo rey realizará el juramento de coronación frente a un mundo expectante. Durante esta ceremonia recibirá el orbe y el cetro como símbolos de su nuevo papel y el arzobispo de Canterbury colocará la sólida corona de oro sobre su cabeza.