Escucha esta nota aquí

Fósiles
Wikimedia Commons
Lucy (en el centro) y dos individuos de la especie Australopithecus sediba, un ancestro de los humanos modernos de hace dos millones de años.

Esta es una pregunta importante porque muchos antropólogos ven la bipedación o bipedalismo —caminar sobre dos piernas— como una característica de los "homininos" o de los humanos modernos y sus ancestros.

Es difícil explicarlo de una manera simple, porque el bipedalismo no apareció de un día para otro. Fue producto de una evolución gradual que comenzó hace millones de años.

Por supuesto, no existen videos de la primera persona que empezó a caminar erguida. Entonces ¿cómo tratan de responder los científicos a la pregunta de cómo se movían los humanos en tiempos remotos?

Afortunadamente, la forma de los huesos hallados y cómo estos encajan les da información sobre cómo se movía una criatura cuando estaba viva. Y los antropólogos también pueden encontrar evidencias sobre ello en el paisaje.

En 1994 se encontraron en Etiopía los primeros fósiles de una especie de hominino —subtribu de primates homínidos caracterizados por la postura erguida y la locomoción bípeda— hasta entonces desconocida.

Los antropólogos a cargo del nuevo descubrimiento los describieron como los restos de una mujer adulta perteneciente a la especie Ardipithecus ramidus a la que luego llamaron"Ardi".

En los siguientes 10 años encontraron hasta 100 fósiles de la especie de Ardi que tenían, según dataron, entre 4,2 y 4,4 millones de años de antigüedad.

Características del bípedo

Cuando los científicos examinaron la colección de huesos, identificaron ciertas características que indicaban bipedalismo.

La estructura del pie, por ejemplo, permitía dar pasos impulsándose con los dedos, tal como lo hacemos hoy, y que los simios que caminan a cuatro patas no hacen.

La forma de la pelvis y la manera en la que las piernas encajan en ella también sugieren que las criaturas a las que pertenecieron los huesos andaban sobre dos piernas.

Es posible que el caminar de Ardi no fuera exactamente como el nuestro, pero las peculiaridades de estos fósiles de más de 4,4 millones de años apuntan a que el bipedalismo era su forma natural de moverse.

Lucy
Getty Images
Lucy.

Los antropólogos también han encontrado en Etiopía el 40% del esqueleto de una especie de hominino que vivió millones de años después de Ardi.

Por sus similitudes con los otros fósiles hallados en el sur y el este de África, la llamaron Australopithecus afarensis, que en latín significa "simio del sur de una región lejana".

Al igual que Ardi, el nuevo fósil era de una fémina. Los antropólogos la llamaron "Lucy", inspirados en Lucy In The Sky With Diamonds, una canción de la banda británica The Beatles que era popular en la época.

Se han encontrado muchos más fósiles de esta especie —hasta 300 individuos—, por lo que los investigadores saben hoy bastante sobre Lucy y sus parientes.

Haber hallado una parte bien conservada de la pelvis de Lucy les permitió saber que era una mujer. La forma en la que la parte superior de sus piernas encajaban en ella les dejó claro que era bípeda.

Huellas paleolíticas

Los científicos también encontraron otras evidencias importantes de cómo se movían los individuos de la especie a la que perteneció Lucy en Laetoli, un yacimiento del Paleolítico inferior de Tanzania.

Bajo una capa de ceniza volcánica de hace 3,6 millones de años los antropólogos hallaron unas pisadas fosilizadas.

Son unas 70 huellas que se extienden a lo largo de unos 30 metros, lo que indica que podrían haber sido tres individuos que caminaban sobre dos piernas y que, por la edad que se les supone a las huellas, pertenecían a la especie Australopithecus afarensis.

Un homínido cuya anatomía era tan parecida a la nuestra que podemos decir que caminaba como nosotros no apareció en África hasta hace 1,8 millones de años.

Sitio de excavación en Etiopía
Getty Images
En Etiopía se siguieron encontrando esqueletos de la especie de Lucy.

El Homo erectus fue el primero en tener las piernas largas y los brazos más cortos, lo que les habría permitido caminar, correr y moverse por los paisajes de la Tierra como lo hacemos hoy.

También tenía un cerebro mucho más grande que el de los homininos bípedos anteriores y fabricaba y usaba herramientas de piedra conocidas como achelenses.

Los antropólogos consideran al Homo erectus nuestro pariente cercano y uno de los primeros miembros de nuestro propio género, el Homo.

Como puedes ver, el caminar humano tardó mucho en desarrollarse. Apareció en África hace más de 4,4 millones de años, mucho antes que la fabricación de herramientas.

Pero ¿por qué empezaron a caminar erguidos?

Puede que les facilitara ver a los depredadores o les permitiera correr más rápido. O tal vez el entorno cambió y había menos árboles a los que treparse.

En cualquier caso, los humanos y sus ancestros comenzaron a caminar muy temprano en su historia evolutiva.

Aunque el bipedalismo empezó antes de la fabricación de herramientas, la postura erguida les dejó las manos libres para fabricar y usar herramientas, lo que finalmente se convirtió en uno de los sellos distintivos de los humanos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GJIRHzYOn1U&t=6s

Comentarios