Escucha esta nota aquí

Yumiko Suzuki y su familia
Yumiko Suzuki
Yumiko Suzuki pasó siete años en su casa criando a sus hijos antes de regresar al trabajo.

Hay muchas mujeres inteligentes y educadas en Japón que podrían sacar al país de su actual recesión económica y llevarlo hacia una sorprendente recuperación tras la pandemia.

Pero el rígido sistema de contratación del país y un liderazgo dominado por hombres, siguen siendo un gran obstáculo que impide que las mujeres accedan a los trabajos mejor remunerados.

El país corre el riesgo de convertirse en una nación de amas de casa aburridas con títulos universitarios, advierten algunos.

La fecha límite que se impuso en Japón para aumentar significativamente el número de mujeres en puestos de liderazgo era 2020. Ese año llegó y pasó silenciosamente sin que se lograran los objetivos fijados.

Conocida como "Womenomics" (Mujerómica) y anunciada con gran fanfarria, la política del ex primer ministro Shinzo Abe de crear un "Japón en el que las mujeres puedan brillar" en gran medida ha fracasado.

Y no solo por la covid-19.

En la actualidad, solo hay una mujer por cada 10 hombres en el Parlamento japonés, mientras que menos del 15% de los puestos de alto nivel en el sector privado están ocupados por mujeres, la mitad del objetivo original para 2020.

Shinzo Abe
Getty Images
Shinzo Abe habló de crear un "Japón donde las mujeres pudieran brillar".

Abe todavía afirma que la política fue un éxito: ahora hay más mujeres que nunca trabajando. Pero, ¿qué tipo de trabajo están haciendo estas mujeres altamente educadas?

Los críticos creen que su política tuvo poco que ver con que más mujeres prosperaran en el trabajo.

La población en edad de trabajar de Japón se ha reducido rápidamente desde la década de 1990.

Durante décadas, alrededor del 60% de las mujeres abandonaron el trabajo remunerado después de su primer hijo.

Una madre que cuidaba a sus hijos a tiempo completo, porque los ingresos de su esposo podían mantener a toda la familia y se consideraba tradicionalmente un privilegio.

Pero cuando se introdujo la política de Womenomics, las madres ya estaban comenzando a regresar al trabajo a medida que disminuían los ingresos familiares.

Solo el 42,1% renunció en 2019, lo que elevó las tasas de participación en el mercado laboral al 70,9% para las mujeres de 15 a 64 años, aumentando al 77,7% en la categoría de edad de 25 a 44 años, según muestran las cifras del gobierno.

Para apoyar este cambio, el gobierno lanzó campañas para eliminar las listas de espera para el cuidado de niños.

También presionó a las grandes empresas para que tuvieran al menos una mujer ejecutiva. Pero no hubo incentivos económicos ni sanciones por no actuar.

empleadas japonesas
Getty Images

Por eso, muchas mujeres están atrapadas en empleos de tiempo parcial o puestos sin futuro.

En promedio, los ingresos de una mujer japonesa son más de un 40% más bajos que los de un hombre, dice el Foro Económico Mundial.

Regresar al trabajo

Más de la mitad de las mujeres japonesas se incorporan a la fuerza laboral con un título universitario, casi el mismo número que entre los hombres.

Pero una vez que dejan un trabajo de tiempo completo, es casi imposible regresar a su carrera original después de un período de licencia.

"Si quieres volver al trabajo, tendrás que buscar trabajo en un supermercado, en algún lugar donde un estudiante conseguiría un trabajo de tiempo parcial", explica Yumiko Suzuki, quien trabaja como consultora en Warc Agent.

Hace quince años, Suzuki también decidió deshacerse de su trabajo remunerado y convertirse en ama de casa, una decisión que no tomó a la ligera.

Su historia es bastante típica. Después de la universidad, trabajó tan duro como sus colegas masculinos, lo que significaba horas extra, a menudo perdiendo el último tren a casa, solo para demostrar su valía.

Yumiko Suzuki
Yumiko Suzuki
Yumiko Suzuki ahora ayuda a otras mujeres a reiniciar sus carreras.

Pero cuando conoció a su esposo, quien trabajaba en la misma empresa, se dieron cuenta de que para tener una familia uno de ellos tendría que renunciar a su carrera.

Hoy en día, más madres trabajadoras tienen la opción de trabajar en horarios más cortos o flexibles, algo que no estaba disponible en 2006.

"Ambos trabajábamos día y noche. Sabíamos que no podíamos formar una familia de esa manera", agrega.

Pero después de siete años como madre que se queda en casa criando a dos hijos, Suzuki intentó volver a unirse a la fuerza laboral.

Fue un shock cuando se dio cuenta de que su tiempo en casa se veía como "un espacio en blanco" en su CV.

Ni siquiera pudo conseguir una entrevista.

Al final, tuvo que obtener tres certificados profesionales antes de que finalmente le ofrecieran un trabajo de tiempo completo en una empresa emergente.

Ahora ayuda a otras mujeres a reiniciar sus carreras.

Brecha de financiación

El problema radica en las rígidas prácticas de contratación de Japón.

El sistema de empleo vitalicio creado para reconstruir la economía después de la Segunda Guerra Mundial no es estrictamente hablando la norma, pero las principales empresas continúan empleando a nuevos graduados cada primavera y ofreciéndoles un trabajo para toda la vida.

Y si se pierde ese empleo, puede ser muy difícil solicitar otro trabajo el año siguiente.

Tener cualquier espacio en blanco en tu CV también está mal visto por las grandes empresas porque todavía utilizan un sistema de evaluación basado en la antigüedad: cuanto más envejeces, más avanza tu carrera, independientemente de tu capacidad.

Kathy Matsui, quien acuñó el término Womenomics mientras trabajaba en el banco de inversión Goldman Sachs, dice que "el país tiene tan poco talento que estamos examinando todo el sistema de evaluación basada en el tiempo".

Matsui espera que finalmente se produzca un cambio radical en las prácticas de contratación.

Dice que esto está siendo impulsado por un éxodo de trabajadores jóvenes brillantes que ya no eligen trabajar para firmas conocidas que quieren que "esperes 30 años para convertirte en gerente".

empleadas japonesas
Getty Images

El mundo de las start-ups, al que Matsui se unió después de dejar Goldman Sachs para lanzar un fondo de capital de riesgo llamado MPower Partners Fund, opera de manera muy diferente.

"Estas nuevas empresas están tratando de aprovechar el grupo de talentos, no solo las mujeres, sino también los trabajadores mayores. No hay suficientes personas para hacer los trabajos que deben hacerse, por lo que si te niegas a cambiar, perderás en esa guerra por el talento. "

Impulsando el cambio

Cynthia Usui, gerente nacional del grupo hotelero LOF Hotel, está de acuerdo.

Su firma es inusual, contrata activamente a antiguas amas de casa, madres solteras y otras personas que a menudo luchan por conseguir trabajo en empresas tradicionales.

"No creo que las empresas tengan otra opción. Tendrás que tener un equipo que sea tan diverso como el que tenemos nosotros para tener éxito".

Durante 17 años, la propia Usui fue una ama de casa. Volvió a trabajar a los 47 años y su primer trabajo fue en el comedor de la escuela de su hija.

"El gobierno gasta mucho dinero en volver a capacitar a los hombres japoneses de 50 y 60 años" a través de los llamados "centros de recursos humanos plateados", agrega.

"Me gustaría decirle al gobierno: deberían gastar la misma cantidad de dinero en las mujeres que han sido amas de casa y están tratando de volver al trabajo".

Para Matsui, es frustrante que muchos no entiendan que la política de Womenomics podría significar un mejor desempeño financiero para la industria y un mayor crecimiento económico para Japón.

"La gente todavía considera el tema en el ámbito de los derechos humanos o de la igualdad, que por supuesto lo es, pero esto no atrae a todo el mundo", añade.

Hasta ahora, las empresas japonesas se han mostrado reacias a comprometerse públicamente a aumentar el número de mujeres en su fuerza laboral.

Pero al final, el impulso para el cambio podría provenir de multinacionales como el ex empleador de Matsui, Goldman Sachs, que son más activas.

Ésta tiene un objetivo de paridad de género al contratar graduados, y cuando tuvo problemas para encontrar candidatas adecuadamente calificadas para puestos de ingeniería, comenzó cursos de código.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=X1iCOu0nViw

Comentarios