Escucha esta nota aquí

Pocas horas antes de que Julius Jones, un preso de raza negra acusado de homicidio fuera ejecutado en Oklahoma, Estados Unidos, una decisión lo salvó in extremis.

La ejecución de Jones mediante inyección letal estaba programada para las 16:00 hora local (22:00 GMT) en la penitenciaría estatal de la ciudad de McAlester.

Pero el gobernador del estado, Kevin Stitt, un republicano, dijo que intervino "después haber estado rezando y tras revisar los materiales presentados por todas las partes involucradas en el caso".

La pena de muerte fue conmutada por otra de cadena perpetua sin libertad condicional y el reo tampoco podrá acceder a ningún otro perdón o beneficio.

La medida llegó tras una campaña que atrajo a celebridades y a miles de personas que han respaldado su petición de clemencia.

Una cama de inyección letal
Getty Images
De los 50 estados de EE.UU., en 28 la ley permite la aplicación de la pena capital.

Jones, ahora de 41 años, fue arrestado cuando tenía 19 años por el asesinato a tiros, el 28 de julio de 1999, del empresario Paul Howell.

Fue durante el robo de un vehículo en Edmond, una población vecina a Oklahoma City.

El joven, entonces beneficiario de una beca de la Universidad de Oklahoma, fue acusado de dispararle fatalmente y condenado a la pena capital, lo que lo ha mantenido durante más de dos décadas en el corredor de la muerte.

Durante años ha mantenido que es inocente.

"No maté al señor Howell", escribió en una carta a la junta de libertad condicional en abril, después de agotar sus apelaciones.

"No participé de ninguna manera en su asesinato; y la primera vez que lo vi fue en televisión cuando se informó de su muerte".

Oklahoma
Getty Images
El gobernador de Oklahoma conmutó la sentencia de Jones en el último momento.

En octubre, fue una de las cinco personas que obtuvieron la suspensión de la ejecución de un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Décimo Circuito de Estados Unidos.

Caso mediático

El caso ha atraído una gran atención desde 2018, en parte debido a la serie documental de tres capítulos de la cadena ABC titulada "The Last Defense", que buscaba sacar a la luz los errores en la justicia estadounidense y contó entre sus productores con la actriz Viola Davis.

Desde entonces "Justice For Julius" (Justicia para Julius) se convirtió en una causa que abrazaron familiares y activistas que han cuestionado el proceso contra Jones, explica la Agencia Efe.

Más de seis millones de personas han firmado una petición que afirma que fue condenado a muerte debido a "fallas fundamentales en el sistema encargado de tomar decisiones".

Una botella de midazolam
Getty Images
El midazolam es uno de los polémicos fármacos usados como sedantes en las ejecuciones carcelarias.

En concreto, entre las objeciones descritas por su defensa en la petición de indulto y en la plataforma Change.org destacan, entre otras, que existen testigos presenciales que señalan que Jones se encontraba en la casa de sus padres, es decir, a "millas de distancia" del lugar, en el momento del asesinato.

Además, indican que otro acusado por el asesinato, Christopher Jordan, presuntamente "admitió estar involucrado en el delito" y ahora está en libertad tras pasar quince años en la cárcel.

Cientos de estudiantes se echaron a las calles antes del fallo exigiendo clemencia para Jones.

Su caso ha atraído el apoyo de celebridades, incluida la estrella de la televisión Kim Kardashian y activistas contra la pena de muerte.

Kim Kardashian
Getty Images
Kim Kardashian

En el pasado, Kardashian ha expresado a sus millones de seguidores su preocupación por la situación de este hombre.

Incluso les ha animado a interceder ante la Junta de Indultos y Libertad Condicional del Oklahoma y ante el gobernador de ese estado.

"Estoy muy agradecida con todos los que usaron su voz y ayudaron a salvar la vida de Julius hoy. Gracias a la junta de libertad condicional y al gobernador Stitt", escribió la celebridad este jueves en la red social.

https://twitter.com/KimKardashian/status/1461410433588350977

"Pasé la mayor parte del día hablando por teléfono con Julius ayer entre sus reuniones de abogados y las visitas familiares, que todavía no son visitas de contacto. Lo que significa que todavía no puede abrazar a los miembros de su familia antes de ser ejecutado. No lo ha hecho en más de 20 años", escribió la estrella.

Además, Kim Kardashian ha criticado en Twitter la "fría maquinaria de la pena de muerte en Estados Unidos", recogió Efe.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8N04-KXiNCw

Comentarios