Escucha esta nota aquí

Las importaciones de maquinaria agrícola y sus partes no pasan por su mejor momento. Y es que, de acuerdo con datos del INE, procesados por el IBCE, las compras externas de estos equipos cayeron un 16,5% el año pasado, con respecto a 2017, al disminuir de $us 121 millones a $us 101 millones.

En cuanto a los proveedores, en 2018, Brasil fue el principal, con $us 62 millones.

La situación se torna más negativa si se revisan los datos de los últimos cinco años. Y es que entre 2014 y 2018 Bolivia importó maquinaria agrícola por un valor de $us 689 millones; sin embargo, con el tiempo se evidencia una reducción del 53% en el quinquenio.

Ese comportamiento de las compras externas de equipos para la agricultura tiene relación con la situación adversa que atraviesa el sector productivo. Edilberto Osinaga, gerente general de la Cámara Agropecuaria del Oriente, explicó que la producción agrícola no ha crecido desde 2013. “La superficie cultivada se ha estancado al igual que la producción. Las expectativas no han sido las más favorables, por eso no ha habido crecimiento. Al no crecer, la gente no invierte en nuevos equipos”, dijo Osinaga.

Además de ese nulo crecimiento del sector, el precio de los commodities agrícolas ha afectado a los ingresos de los productores. A decir de David Oropeza, director de maquinaria de Ciagro, los precios de productos como la soya y el maíz en la actualidad son menores a los que se pagaban en 2014.

“A pesar de que bajan los precios, los costos de producción son los mismos para los productores. La falta de biotecnología también limita la productividad, lo que afecta el poder adquisitivo de los empresarios”, manifestó Oropeza.

Sector estratégico

La utilización de maquinaria agrícola está vinculada a la expansión de la producción, según Jorge Akamine, presidente del Colegio de Economistas de Bolivia.

A decir de Akamine, la vida útil de los equipos para la agricultura es de alrededor de 15 años, lo que puede explicar la evolución de sus importaciones en los últimos años. “Sería bueno analizar el comportamiento de los servicios de mantenimiento”, manifestó.

El experto considera que el sector productor está ocupando tecnología, pero no existe una alta demanda que motive a las importadoras de equipos agrícolas a incrementar su oferta.

Para Gary Rodríguez, gerente general del IBCE, hablar de maquinaria agrícola implica hacerlo de progreso en el campo, ya que los países que más avanzan económica y productivamente son los que aplican los adelantos de la ciencia y los desarrollos tecnológicos a sus procesos productivos.

Y es que uno de los sectores estratégicos en todo país es el agropecuario. Se sabe la importancia que tiene para la población y para la estabilidad de los gobiernos el no tener que depender de la importación de alimentos además de tenerlos disponibles en el mercado a precios asequibles.

Todo lo que son insumos y bienes de capital para el sector agrícola son muy importantes, porque mejoran o debilitan la productividad, según Oswaldo Barriga, titular de la Cadex.

A decir de Barriga, mientras se mantengan políticas como la salarial, con incrementos y dobles aguinaldos, y otras políticas como las tributarias y fiscales, se continuará ahogando al productor primario y a la industria.

“El Gobierno debe asumir una posición al respecto inmediata, este es un tema (la actualidad del sector productor) que se debe analizar hoy”, sostuvo Barriga.

Tags