Escucha esta nota aquí

Partidarias de la abolición de la enmienda constitucional que restringía el aborto celebran en el castillo de Dublín.
Getty Images
Partidarias de la abolición de la enmienda constitucional que restringía el aborto celebran en el castillo de Dublín.

Irlanda acabó con lo que muchos consideran uno de sus "últimos tabús".

Los irlandeses votaron mayoritariamente en un referéndum celebrado el viernes a favor de acabar con una de las leyes sobre el aborto más restrictivas de Europa, que únicamente permite esta práctica en caso de riesgo para la vida de la madre, pero no en casos de violación, incesto o anomalías fetales fatales.

El 66% de los electores votó a favor de anular la parte de la Constitución, conocida como la Octava Enmienda, que establece que un no nacido tiene el mismo derecho a la vida que una mujer embarazada.

El referendo fue el resultado de un debate de décadas sobre el aborto en la República de Irlanda y fue la sexta votación en el país sobre el tema.

Largo debate

A los participantes en el referéndum del viernes se les preguntó si querían derogar o conservar la controvertida Octava Enmienda, introducida después de un referéndum en 1983.

Los partidarios del Sí rindieron homenaje a Savita Halappanavar, una mujer de 31 años que murió en 2012 aparentemente como consecuencia de la negativa de los médicos a practicarle un aborto pese a las complicaciones que sufría por el embarazo.
Getty Images
Los partidarios del Sí rindieron homenaje a Savita Halappanavar, una mujer de 31 años que murió en 2012 aparentemente como consecuencia de la negativa de los médicos a practicarle un aborto pese a las complicaciones que sufría por el embarazo.

El actual texto "reconoce el derecho a la vida de los no nacidos teniendo en cuenta igual derecho a la vida de la madre", lo que significa que la vida de la mujer y el no nacido se ven como iguales.

Desde 2013, las interrupciones de embarazos estaban permitidas en Irlanda, pero solo cuando la vida de la madre estaba en riesgo, incluido el suicidio.

La pena máxima por realizar un aborto ilegal era de 14 años de prisión.

En 2017, la Asamblea de Ciudadanos, un organismo creado para aconsejar al gobierno irlandés sobre cambios constitucionales, votó a favor de reemplazar o enmendar la parte de la Constitución de Irlanda que limita estrictamente el aborto.

Así, se consultó a los irlandeses si querían eliminar la Octava Enmienda y permitir a los políticos establecer las leyes de aborto en el país en el futuro.

Cerca de 3,2 millones de irlandeses estaban llamados a las urnas.

Según un borrador del gobierno irlandés, la nueva legislación prevé permitir abortos sin restricciones durante las primeras doce semanas de embarazo.

Después, hasta la semana 24 de embarazo, los abortos solo se permitirán cuando exista un riesgo para la vida de la madre o un daño grave a su salud física o mental.

Los abortos también se permitirán en casos de anomalías fetales fatales.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Comentarios