Escucha esta nota aquí

Racismo
Getty Images
Para Bruce, el racismo sigue incorporado sustancialmente en la sociedad peruana.

El psicoanalista peruano Jorge Bruce explica que el racismo latinoamericano es producto de una herencia colonial en la que minorías colonizadoras oprimen a quienes habitaban lo que ahora son las repúblicas latinoamericanas.

Y aunque hay variantes entre los países, también hay similitudes, especialmente en aquellos que tuvieron grandes imperios como el Inca y el Azteca.

"La historia de Perú y México son muy similares, grandes imperios conquistados, con minorías blancas que se apoderan del país y lo manejan hasta el día de hoy", dice.

Bruce, que participa en el Festival HAY Arequipa, es autor del libro "Nos habíamos choleado tanto", en el que sienta al racismo peruano en el diván, para explicar por qué es una herida que sigue sangrando.

"Cholear, que viene del término cholo o chola, es algo que los peruanos sabemos y no podemos, aparentemente, dejar de hacer. Es tan nuestro como el ceviche, la cancha, el fútbol".

"Pero el hecho de que esté integrado a nuestra convivencia no significa que esté exento de costos personales y sociales, por no hablar de daños tan elevados como urgentes de erradicar", agrega.

Jorge Bruce
Jorge Bruce
Jorge Bruce, psicoanalista peruano y autor del libro "Nos habíamos choleado tanto".

¿Qué significa el término cholo y chola en Perú?

Es un viejo término, lo usa el Inca Garcilaso de la Vega. Viene desde la Conquista, hay mucho debate sobre el origen, parece que había una palabra quechua que significaba perro, no estoy seguro, pero te puedo decir que ahora es el significante más vasto para la discriminación.

Cuando se habla de alguien que no pertenece a los grupos privilegiados, se dice que es un cholo.

Básicamente tiene otro color de piel, más oscuro, color puerta, dicen ahora; y rasgos étnicos vinculados a los pueblos originarios peruanos, a los Incas y los pre Incas.

Si hay que decirlo de manera binaria, cholo es todo lo que no es blanco, porque incluso a los afrodescendientes les pueden decir cholo, aunque a ellos también les dicen zambo, negro.

Y cuando titulas tu libro "Nos habíamos choleado tanto", ¿es un basta ya?

Se lo tomé prestado a Ettore Scola de su "C'eravamo tanto amati", Nos habíamos amado tanto, esa maravillosa película, y es un juego de palabras, porque cholear también se puede utilizar cariñosamente, cholita linda, mi cholito.

Pueblos originarios peruanos
Getty Images
Según Bruce, se habla de cholo para describir a alguien que tiene rasgos étnicos vinculados a los pueblos originarios peruanos.

Se puede decir 'oye cholo, pásame un destornillador', de manera amigable. O se puede decir en los intercambios agresivos en las calles '¡cholo conchatumadre!'

Y en los últimos tiempos, a raíz de los cambios políticos, el racismo ha regresado con mucha virulencia, mucha violencia, está ahí agazapado, como siempre.

Entonces cuando la cosa se pone tensa políticamente y en términos de clase, se abren los baúles y se sacan las armas, y la primera que sale es el racismo.

Te defines como un blanco privilegiado, ¿cuáles son tus privilegios?

Los notas en los aspectos más triviales de la vida cotidiana.

Cuando te atienden en una dependencia, la manera en que te hablan, cuando vas a un restaurante y el mozo te habla de usted. Pacientes míos que me tratan de doctor y yo les digo oye, no tengo doctorado, solo hice maestría.

Pero en el Perú todas esas cosas están muy normalizadas. Si un amigo me invita a un club exclusivo, que debería llamarse excluyente, te encuentras con situaciones tan abominables como que las empleadas domésticas no se pueden bañar en la piscina; a mí jamás me van a prohibir bañarme en la piscina.

Para no hablar, por supuesto, de que yo puedo ir a cualquier playa y nadie me va a decir nada. En esas sutiles maneras de tratar a la gente todos los días te puedes dar cuenta de infinidad de micro discriminaciones que son micro traumáticas.

¿Qué hay detrás de eso? ¿Por qué una persona no se puede bañar en la piscina?

Se le atribuye a personas que no pertenecen al grupo étnico de las clases privilegiadas una serie de atributos descalificadores, desvalorizadores, denigrantes, como por ejemplo, que por el color de su piel o sus rasgos automáticamente son sucios, contaminantes.

Y eso ocurre no solamente en las piscinas, hay playas donde van las clases altas y las empleadas o choferes solo se pueden bañar a partir de cierta hora. O sea es la Sudáfrica de los años 50 o 60, es el apartheid.

Usas el psicoanálisis para analizar el racismo y comentas que Freud nunca habló del tema, a pesar de que él y su padre sufrieron discriminación y violencia por ser judíos, ¿por qué no se refirió a ello?

Mi hipótesis es que él tenía la gran preocupación de que el ser judío afectara al movimiento psicoanalítico.

De hecho, Freud tenía muchas esperanzas puestas en que Carl Jung, que era un ario alemán, pudiera ser la cara visible, para no perjudicar la expansión del psicoanálisis, pero no tuvo éxito, porque una de las grandes críticas de sus enemigos hasta hoy es que lo llaman la ciencia judía.

Sigmund Freud
Getty Images
El austríaco Sigmund Freud es conocido como el padre del psicoanálisis.

Pero él avanzó tanto en el conocimiento del alma humana, que algo nos tenía que dejar a sus sucesores. El racismo ha sido muy trabajado en Latinoamérica por muchos pensadores, pero faltaba esa mirada que el psicoanálisis puede dar, es decir, cuáles son sus mecanismos, cómo se aloja en el inconsciente.

Qué pasa cuando una madre de origen, como decimos impropiamente en el Perú, indígena, mira a su bebé, ¿qué hay en esa mirada? ¿qué pasa cuando hay discriminación al interior mismo de la familia?

Esa mamá indígena con su bebé chiquito, ¿siente que están condenados a la discriminación?

Lo comenté en una clase de la Sociedad Peruana de Psicoanálisis, y una estudiante argentina dijo que lo importante era la mirada de la madre.

Si la mirada es amorosa, no importa cómo es el niño. Y yo le dije, ojalá fuese cierto, pero no lo creo, porque en la mirada de la madre se van a transmitir todos estos estigmas, de un modo u otro.

Seguro que hay madres que son capaces de transmitirle a su bebé: te amo tanto, no te preocupes, todo va a salir bien, pero me temo que por la forma en que se bombardean estos mensajes, lo más probable es que la mamá hubiese preferido que su bebé fuera más blanco o más blanca. Y eso es terrible, porque es una forma de condena.

Mencionas el síndrome de Michael Jackson, ¿puede haber tanto auto rechazo a lo que soy, a mi color de piel, a mis rasgos, que hago todo lo posible para convertirme en lo aceptado?

Es un caso paradigmático porque es una figura mundialmente conocida y un artista increíblemente talentoso, pero con un trastorno gravísimo de personalidad.

Michael Jackson
Getty Images
El cantante estadounidense, y conocido como el "rey del pop", Michael Jackson.

No le voy a etiquetar ningún diagnóstico, pero se hizo una cantidad interminable de cirugías plásticas, se despigmentó la piel y creo que estamos hablando de un trastorno mayor, pero al mismo tiempo es paradigmático de lo que ocurre en el imaginario de mucha gente.

¿Ha costado que quienes han sido discriminados se rebelen?

Sigue costando. Desde la Conquista hasta nuestros días el virus racista ha atravesado las etapas, ha mutado más rápido que el coronavirus y se ha adaptado de una forma asombrosa. Y nunca ha podido ser erradicado.

No hay vacuna todavía para esto. Está todos los días y a cada momento. Y de una forma solapada porque la Constitución prohíbe expresamente este tipo de discriminaciones, pero no dejan de producirse.

Es una doble hipocresía y se requiere mucho coraje de las personas que son víctimas de discriminación.

Las clases altas negacionistas, que no quieren reconocer el racismo, se defienden diciendo que es multidireccional y que existe el racismo inverso. Y esto es particularmente abyecto, porque básicamente es la negación del inmenso privilegio que te da el poder entrar al banco y levantar la voz.

¿Cómo se produce el cambio?

Te das cuenta que no va a cambiar solo con leyes, aunque está muy bien las haya.

Por eso me alegra que haya personas que estén escribiendo desde el lugar de los discriminados. Porque el verdadero cambio se va a producir cuando las víctimas se empoderen y no lo permitan.

Conozco personas que han tenido un éxito económico enorme, pero por su origen popular y su color de piel son lo que en el Perú llamarían un cholo. Y aunque la plata los blanquea mucho, hay puertas que no se le van a abrir.

Pueblos originarios peruanos
Getty Images

Te garantizo que habrá playas a las que no entrarían. Hay una donde ponen una soga, distinguiendo quién puede entrar y la policía municipal cuida la soga. Es absolutamente ilegal en el siglo XXI y todo el mundo mira para otro lado.

Bueno, no todo el mundo, porque hubo gente que tomó fotos, gente que invadió la playa, que es pública, nadie la puede cerrar, pero encuentran maneras simbólicas de cerrarla. Pero en el momento en digan vamos y ocupemos la playa, se acabó, ahí es donde las cosas van a empezar a cambiar.

Llaman la atención algunos casos que relatas de pacientes hombres que tenían amantes para ellos muy atractivas, pero que no entraban dentro del canon racial, ¿qué problema se les generaba?

Un conflicto, porque en algunos casos estas personas tenían sentimientos, no solamente deseo por estas mujeres que no encajan en el canon aceptable del grupo social.

Alguno de ellos me dijo: no es cholita, es como si fuera una filipina. Le parecía menos discriminatorio. Y muy pocos hombres, las mujeres creo que son más valientes, terminan rompiendo la barrera y permitiéndose tener una pareja que no sólo no tiene el apellido, ni la educación, ni fue al colegio o a la universidad no sé qué, sino que no tiene los rasgos étnicos; como yo digo, el pantone, el color de la casa; acá es una broma que se usa mucho en las redes sociales.

Pocos se atreven a dejar a su esposa e irse con esta pareja.

Requiere gran coraje porque la presión social es una fuerza feroz y por eso, simbólicamente es importante lo que está ocurriendo en el poder. Pero me temo que sólo simbólicamente, ojalá la política fuera solo simbolismos, es mucho más complejo que eso.

¿Dirías que el presidente Pedro Castillo es un cholo?

La clase alta sin duda lo percibe como un cholo.

¿Y el racismo aparece en el discurso político?

Por supuesto, y ahora estamos viendo el resentimiento también. Porque la izquierda que ha llegado al poder no es la más preparada ni la más sofisticada, sino que ha llegado una izquierda con contactos lumpen, incluso con derivaciones hacia el narcotráfico, que no se sabe con certeza cuáles son.

El presidente de Perú, Pedro Castillo.
Getty Images
El presidente de Perú, Pedro Castillo.

Como tenía que suceder; cuando emerge lo reprimido no emerge bonito. 500 años de maltrato, dominación, racismo, clasismo, sexismo, no van a dar como resultado que salga del lago una figura inmaculada con su espada brillante a poner orden. Sale lo que has sembrado. Y lo que has sembrado no es bonito.

¿Cómo se cura una sociedad tan herida por tanto tiempo?

Me produce sentimientos encontrados lo que está pasando. No me voy a referir a mis opiniones políticas, sino al hecho de que accedan al poder las personas que nunca lo habían hecho.

Hemos tenido, para usar mi palabra, cholos como Alejandro Toledo y Ollanta Humala, pero rápidamente se aliaron con los grupos de poder tradicionales. Entonces era lo mismo que nada. Ahora está más confuso todo.

Y el mejor escenario sería que esto mueva a una reflexión de la sociedad en donde la gente diga oye, si tú mantienes a la mayoría de las personas en ámbito de exclusión, postergación, con pésimos servicios de salud, de educación, de seguridad, maltrato en el transporte, en el trabajo, en el salario, ¿qué crees que va a pasar?

Racismo es una pandemia
Getty Images

Pero esa opción en donde hay una toma de conciencia, no creo que vaya a suceder. Creo que va a haber una pugna entre quienes quieren conservar el status quo y quienes quieren cambiarlo, pero a la mala. Entonces no es fácil encontrar la cura, porque la cura sería el diálogo, el acuerdo.

También cuentas en tu libro que una paciente te dijo: Jorge, tú eres blanco, pero tienes pelo de cholo. ¿Tienes algo de cholo en el corazón?

Estoy seguro que sí, por lo menos lo espero de todo corazón, pero nadie me cree, porque soy demasiado colorado y además ni siquiera me bronceo, cuando voy a la playa me pongo rojo.

Estamos casi en la franja del Ecuador y los rayos ultravioleta caen muy fuerte. Pero me hizo mucha gracia y me recordó a un dibujo que me hizo un amigo de la escuela de arte cuando éramos estudiantes.

Me dijo: tengo que hacer un retrato para mi clase, ¿posarías? Cuando me pintó me hizo rasgos cholos que yo no había visto, porque yo me veía como un escandinavo y es lo que me habían transmitido toda mi vida.

Que tú no eras cholo por ningún motivo...

Por ningún motivo. Y eso es terrible, porque inconscientemente vas identificándote con el lugar del privilegio y hay que deshacerse de eso, es lo mismo que ahora se reclama, ¿cómo le llaman?

Deconstruir la masculinidad. Sí. Aquí habría que deconstruir la blancura.

Este artículo es parte del Hay Festival Arequipa digital, un encuentro de escritores y pensadores que se realiza del 1 al 7 de noviembre de 2021.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=oQURzJvayXU

Comentarios