Escucha esta nota aquí

Azerbaiyanos celebrando la victoria tras el final del conflicto.
Getty Images
Los azerbaiyanos han estado celebrando la victoria tras el final del conflicto, pero dos potencias regionales también lograron hacer avanzar sus intereses.

Una sangrienta guerra de seis semanas en Nagorno-Karabaj ha terminado después de que los líderes de Azerbaiyán y Armenia firmaran un acuerdo de paz negociado por Moscú. Mientras el polvo se asienta, Azerbaiyán parece ser el claro ganador, mientras que Armenia ha sufrido una amarga derrota.

Sin embargo, hay otras dos potencias que se han beneficiado del conflicto y del esfuerzo de resolución: Turquía y Rusia.

Para Turquía, la guerra en Karabaj fue una vitrina en la que se exhibió el creciente papel de Ankara en el estratégicamente importante Cáucaso meridional.

El ejército turco abasteció, entrenó y apoyó al victorioso ejército de Azerbaiyán. Algunos informes sugieren que oficiales turcos desempeñaron un papel clave dirigiendo ataques con drones que desempeñaron un papel decisivo en este conflicto, aunque Ankara lo ha negado.

El presidente Recep Tayyip Erdogan también expresó de forma abierta su apoyo diplomático a Azerbaiyán. La victoria muestra que Turquía ha ganado una influencia significativa en la región.

Al mismo tiempo, el resultado de esta guerra y, en particular, la forma en que se produjo el acuerdo de paz, es una victoria para Rusia.

Hace solo un par de semanas, con importantes avances azeríes y videos de drones modernos destruyendo tanques armenios de la era soviética, la posición de Moscú parecía lamentable.

Una gran potencia que alguna vez ejerció la hegemonía regional indiscutida parecía incapaz de salvar a Armenia, el único aliado con el que tiene un pacto de defensa militar en el sur del Cáucaso.

Pero los cálculos rusos resultaron ser más sofisticados y sutiles.

Por qué Rusia dejó Armenia por su cuenta

Durante las últimas dos décadas, el Kremlin ha estado claro en que, con un presupuesto de defensa azerí impulsado por petrodólares tres veces mayor que el de Armenia, el equilibrio de poder se ha inclinado inexorablemente hacia Azerbaiyán.

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, y la primera dama, Mehriban Aliyeva.
EPA
El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, describió el acuerdo de paz como una "capitulación" por parte de Armenia.

Moscú intentó presionar a Armenia para que aceptara un acuerdo diplomático negociado por Rusia, Estados Unidos y Francia, pero las autoridades armenias se negaron a hacer concesiones.

Cuando una revolución democrática en Armenia llevó al poder al primer ministro Nikol Pashinyan en 2018, la postura pública de Ereván sobre Nagorno-Karabaj se volvió aún más dura.

Esta es la razón por la que durante años Rusia le ha dejado claro al gobierno armenio que el tratado militar entre Ereván y Moscú cubre solo el territorio internacionalmente reconocido de Armenia, y no Karabaj. Así, cuando comenzó el ataque azerí, Armenia estaba sola.

Cómo Rusia se beneficia del acuerdo de paz

Cuando el ejército azerí tomó Shusha (Shushi en armenio), la segunda ciudad más grande de Karabaj, los esfuerzos diplomáticos rusos se intensificaron.

Con una mezcla de diplomacia y presión, Moscú logró un acuerdo de paz que convierte un conflicto en el que no había buenas opciones para el Kremlin en una situación que ayudó a impulsar la influencia de Rusia.

El acuerdo ha evitado la derrota definitiva de Nagorno-Karabaj y la probable expulsión de sus habitantes armenios.

Rusia está enviando alrededor de 2.000 tropas de mantenimiento de la paz para proteger a la población armenia restante, separar a los dos adversarios y patrullar un corredor que conectará Armenia con Nagorno-Karabaj: algo que el Kremlin ha querido desde 1994, pero que antes de esta guerra no pudo obtener en la mesa de negociaciones.

Moscú también logró marginar a Ankara.

Más allá de los líderes de los dos estados en guerra, el presidente ruso, Vladimir Putin, es el único signatario del acuerdo de paz y las tropas rusas serán las únicas fuerzas que monitorearán la implementación del acuerdo, sin turcos ni otras botas en el terreno, aunque Turquía dice que enviará observadores.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, firmó el acuerdo de paz el pasado 9 de noviembre.
EPA
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, firmó el acuerdo de paz el pasado 9 de noviembre.

Los servicios fronterizos y aduaneros de Rusia controlarán y operarán una ruta recién creada que conectará Azerbaiyán con su exclave de Nakhichevan.

Finalmente, Moscú ha demostrado que sigue siendo una potencia indispensable en la región y pudo preservar sus lazos tanto con Azerbaiyán como con Armenia, mientras competía con éxito con Turquía.

Por qué Rusia no ha tenido un éxito total

La victoria diplomática de Moscú tiene un precio. La guerra ha demostrado el crecimiento de la influencia turca en el Cáucaso y Rusia ya no parece ser la única potencia importante en la región.

Pero la región se había estado abriendo durante las tres décadas desde el colapso de la Unión Soviética y nadie en Moscú creía que Rusia pudiera dominar la región indefinidamente.

Manifestación en Ereván para pedir la renuncia del primer ministro de Armenia.
BBC/Will Vernon
Tras el anuncio del acuerdo de paz ha habido manifestaciones en Ereván para pedir la renuncia del primer ministro de Armenia.

Luego está la ira y la sensación de traición que siente la sociedad armenia.

Pero Moscú cree que Ereván no tiene más opciones realistas que seguir confiando en Rusia para garantizar su seguridad. Una posible consecuencia de la derrota armenia podría ser la caída del gobierno de Nikol Pashinyan, pero en el Kremlin no le echarán de menos.

Los riesgos en el horizonte

El mayor riesgo para Rusia en el futuro es la precariedad del acuerdo de paz que ha negociado Moscú.

El tratado que asegura la presencia de las fuerzas de paz rusas expirará en cinco años, después de lo cual tanto Azerbaiyán como Armenia estarán en condiciones de pedir su retirada.

La ventana de oportunidad para negociar una resolución del conflicto es muy estrecha y, dadas las emociones de ambos lados y el status quo destrozado, lograr que Bakú y Ereván se pongan de acuerdo en algo parece una misión imposible.

Este podría ser el punto en el que Moscú necesitará la cooperación de Estados Unidos y Europa, los cuales -habiendo estado completamente ausentes de la imagen esta vez-, por el momento también pueden verse como ubicados en el campo de los perdedores.

Alexander Gabuev es investigador principal y jefe del programa Rusia en Asia Pacífico del Centro Carnegie de Moscú.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5JIm2fDK1es