Escucha esta nota aquí

Samuel posa para una foto y muestra los impactos del accidente con fuego en su rostro
Archivo personal
Samuel Rodrigues muestra las marcas dejadas por accidente. Hoy respira por traqueotomía.

En 2012, Samuel Rodrigues tenía 19 años y vivía un período que considera uno de los mejores de su vida. Trabajaba como técnico de iluminación y le prometieron un ascenso en la empresa.

La noche del 17 de noviembre de ese año se encontraba trabajando en un festival de música en el estado de Goiás (centro del país), cuando sufrió un grave accidente.

El joven fue alcanzado por un fuego artificial. "Tenía un agujero en la mayor parte de la cara", dice el chico, ahora de 29 años. Lo llevaron de urgencia al hospital, lo operaron y lo ingresaron en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Después de casi un mes en el hospital, Samuel se recuperó. En casa, empezó a vivir con la nueva apariencia: un rostro que lleva las marcas del accidente.

En los casi 10 años que han pasado se casó, se convirtió en padre y comenzó su vida de nuevo. Sin embargo, un hecho le impidió llevar una vida corriente: el deseo de esconderse por su apariencia.

Uno de sus objetivos es realizar nuevos procedimientos para reconstruir su rostro. Sin embargo, hoy dice que este deseo está motivado por problemas funcionales en la cara, como la respiración, y ya no por motivos estéticos.

Dice que ha logrado solucionar la mayoría de sus problemas con su apariencia en los últimos meses, cuando comenzó a aparecer desenmascarado en las redes sociales. "Ha sido liberador y me ha hecho mucho bien", le cuenta a BBC News Brasil.

Samuel en la foto antes del accidente.
Archivo personal
Esta foto antigua muestra al chico antes del accidente.

"El impacto fue como un puñetazo"

Samuel trabajaba como técnico de iluminación. "Me elogiaron mucho, porque era uno de los más hábiles de la empresa", dice el chico, que ocupó el cargo durante unos dos años.

Él, que vive en Trindade, en la región metropolitana de Goiânia (estado de Goiás, cerca de Brasilia), dice que incluso lo llamaron para trabajar en otro lugar, por lo que recibió la promesa de que tendría un mejor puesto si continuaba en la misma empresa.

Mientras esperaba el ascenso, fue invitado a trabajar con la empresa en la parte de iluminación de un festival de música en Caldas Novas, en Goiás. Tendría que subir una altura de unos 15 metros para cuidar el escenario del evento.

El chico dice que tuvo que subir al área de iluminación del escenario en un momento determinado durante el espectáculo. El objetivo, dice Samuel, era encender las luces para la siguiente actuación.

Samuel afirma que ningún empleado de la empresa para la que trabajaba sabía que había fuegos artificiales cerca de la iluminación del escenario. Y descubrió la presencia de estos materiales de la peor manera.

"Cuando estaba terminando de quitar las protecciones en el escenario y preparándome para bajar, se dispararon los fuegos artificiales. No sé si fue automático o si había alguien detrás para controlarlo", dice.

"Uno de esos fuegos artificiales me dio en la cara", cuenta. Afirma que recuerda la situación "como si hubiera ocurrido hace treinta minutos".

"En ese momento, no me di cuenta de que me habían alcanzado. El impacto fue como un puñetazo, me mareé un poco y me acosté con el pecho hacia abajo, en la estructura del escenario, para no caerme. Tuve un desmayo de milisegundos. Cuando levanté un poco la cabeza, vi estallar los fuegos artificiales cerca de mí y tuve la sensación de que uno me había golpeado", recuerda.

Samuel fue rescatado de lo alto de la estructura con la ayuda de una cuerda. "Me ataron, me pusieron un cinturón alrededor de la cintura para sostenerme y me bajaron", dice.

"No tenía idea de la gravedad", agrega. Samuel creía que recibiría atención médica y pronto sería liberado.

Sin embargo, un hecho le llamó la atención en ese momento: la reacción de la gente mientras era rescatado. "Algunos lloraban mucho, otros volteaban la cara y eso me preocupó mucho", cuenta.

Samuel y su esposa Karla posan juntos y ella está embarazada
Archivo personal
La pareja ha estado junta desde 2013 y tiene un hijo de tres años.

Fue derivado en ambulancia a una Unidad de Emergencias. Poco después de llegar al lugar, Samuel se desmayó y recién se despertó dos semanas después.

"Cuando desperté, estaba en el Hospital de Clínicas de la Universidad Federal de Goiás, en Goiânia", cuenta.

Posteriormente, el chico descubrió que horas después del accidente había sido derivado de la Unidad de Emergencias a la unidad de salud de la capital, donde pronto fue sometido a una cirugía de urgencia que duró casi 24 horas.

"Me pusieron alfileres y placas en la cara. Debajo de los ojos perdí prácticamente todos los huesos. Me pusieron una malla de apoyo en el globo ocular. El trauma que tuve en la cara fue surrealista", dice.

Entre los impactos en el rostro, el joven perdió la nariz, huesos en la región central y parte de los dientes, especialmente en el arco superior.

"Perdió por completo el tejido de la piel en la región central de la cara, todo el labio superior, el músculo en esa región, parte del maxilar derecho y parte del maxilar izquierdo. También perdió todo el paladar duro y blando, por lo que quedó sin la separación entre boca y nariz, zona que quedaba como si fuera una sola cavidad", detalla el cirujano plástico Carlos Gustavo Neves, especialista en microcirugía reconstructiva.

Los ojos del joven también se vieron comprometidos: estaba completamente ciego en el ojo izquierdo y con solo un 20% de visión en el derecho.

Cuando se despertó, Samuel todavía estaba en la UCI y se asustó por la situación. "Tenía mi cara completamente vendada y no podía hablar debido a la traqueotomía", dice.

Una enfermera le preguntó si recordaba todo lo sucedido. "Le dije, por escrito, que sabía exactamente todo hasta el momento en que ingresé al hospital. Simplemente no tenía idea de cuánto tiempo había pasado allí, o qué sucedió durante ese período. Se sorprendió de que lo recordara", cuenta.

Desde que despertó, el chico comenzó a ser monitoreado por una fonoaudióloga, una fisioterapeuta y una psicóloga. En total, Samuel pasó 14 días en la UCI y el mismo período en una sala del hospital.

"Mirarme en el espejo fue un encuentro con la verdad"

Después de ser dado de alta del hospital, Samuel no pudo mirarse en el espejo hasta semanas después porque se estaba recuperando de una operación de cataratas que tuvo que efectuarse en su ojo derecho.

El primer encuentro con su propio reflejo fue impactante para el joven. "Ya sabía, por tocarme en esa región de la cara, que había perdido mucho, pero cuando me vi fue un shock. Fue un encuentro con la verdad. Fue molesto y muy triste ver un agujero en mi cara, pero creo que como esto pasó meses después del accidente, me sentí más preparado para afrontarlo", comenta.

Recibió apoyo de familiares, principalmente de su madre, Geni Rodrigues, y de muchos desconocidos.

Gente de todo el país conoció a Samuel porque en ese momento se compartió intensamente en Facebook una foto de su rostro, completamente herido después del accidente.

A partir de ese momento, muchas personas comenzaron a expresar su deseo de que mejorara. "Esos mensajes me ayudaron mucho", dice.

En una foto antigua, Samuel posa en una cama de hospital.
Archivo personal
Foto de Samuel poco después del accidente, con el rostro afectado por los fuegos artificiales, fue compartida en las redes e hizo que varias personas pidieran por su recuperación.

El período de recuperación fue muy difícil para el joven y requirió cuidados intensos. Sufría de diversas dificultades, como al comer, hablar e incluso respirar.

Casi un año después del accidente inició la reconstrucción facial, con el principal objetivo de restaurar la función de la zona afectada por los fuegos artificiales.

El joven se sometió a un autotrasplante (de su propio cuerpo) en el que le extrajeron piel, tejido y músculo de su muslo, que fueron puestos en su rostro. También recibió un injerto óseo extraído de la pelvis para la reconstrucción facial.

Las intervenciones requirieron un arduo trabajo por parte de un equipo de unas 20 personas. "Tuvimos que utilizar instrumentos muy específicos, para no lesionarlo. Era necesario manejar todo el procedimiento de una manera muy delicada", explica el cirujano plástico Carlos Neves, responsable de liderar a los profesionales.

Meses después, según Neves, Samuel se sometió a un procedimiento de reconstrucción nasal y una lipoescultura para ajustar el tejido trasplantado a su rostro.

Samuel dice que los resultados fueron positivos, pero que el posoperatorio fue muy difícil. "Fue una recuperación traumática porque me inmovilizaron la boca por un tiempo. Estuve muy estresado y nervioso durante este período. Eso me alejó de las citas y exámenes en ese momento", confiesa el chico.

Debido al posoperatorio, decidió posponer nuevos procedimientos que podían ayudarle a evolucionar.

Hoy, planea reanudar estos procedimientos de reconstrucción facial pronto, probablemente después de la pandemia de covid-19.

"Necesito rellenar la región donde faltan los huesos de la cara. Todavía se tendrá que definir, según las consultas, si será un injerto óseo o una prótesis", explica Samuel.

"Son cirugías para restaurar la funcionalidad de mi rostro, ya no es con un enfoque de estética. El enfoque está en reconstruir el rostro", agrega.

Uno de los problemas que enfrenta, por ejemplo, es su respiración. "Quiero hacerme al menos una cirugía más para terminar parte de la nariz. La primera vez hicieron un molde nasal, pero los orificios para respirar no sanaron bien y se taparon", dice el chico, que respira por un traqueotomía (apertura de la tráquea a través de un orificio).

Otra dificultad provocada por el accidente es la baja visión. "No puedo caminar solo y no puedo hacer muchas cosas solo". Para este problema, sin embargo, no existe ninguna previsión de cirugía que pueda revertir su cuadro.

El reinicio después del accidente

Samuel acudió al Juzgado de Trabajo de Goiás para iniciar acciones legales contra la empresa para la que trabajaba y contra dos empresas organizadoras del festival. Solicitó una indemnización por daños materiales, morales, estéticos y una pensión vitalicia por la pérdida de la capacidad laboral.

El proceso comenzó en diciembre de 2012 y tuvo sentencia definitiva en febrero de 2016. Las tres empresas fueron condenadas.

El tribunal determinó una indemnización de más de 1 millón de reales (unos US$280.000 al valor del dólar de esa época) por los daños sufridos por el joven, según el abogado laboralista Joaquim Cândido, responsable de la defensa de Samuel.

El chico llegó a un acuerdo con la empresa para la que trabajaba. "Las dos empresas que organizaron el evento ese año se montaron solo para el festival y no tenían capacidad de pago. Entonces, la única que podía pagar era la empresa para la que trabajaba, que no tenía los recursos para pagar el monto total estipulado por la Justicia. Por eso, decidió hacer un convenio en el que recibió un valor muy inferior a 1 millón de reales", explica Cândido.

Samuel y Karla el día de su boda.
Ademir Junior
Samuel y su esposa, Karla, se acercaron después del accidente del joven y pronto comenzaron a salir juntos.

El dinero del trato, según Samuel, lo ayudó a llevar a su madre a ver el mar y a construir una casa "mínimamente cómoda". "Pero no pude terminarla porque se me acabó el dinero", dice.

A principios de 2020, Samuel logró retirarse. Hoy vive con su esposa, Karla Giovana, y su hijo de tres años en la casa que construyó.

La relación de Samuel y Karla comenzó a mediados de 2013, meses después del accidente.

"Nos conocíamos, pero no éramos cercanos. En el momento del accidente, ella (Karla) estaba muy conmocionada. Nos acercamos, ella siempre quiso saber mi estado de salud y nuestra amistad terminó convirtiéndose en una relación", afirma.

El nacimiento del hijo cambió la vida de Samuel. "No recuerdo lo que es no ser padre. Desde que nació, me las he arreglado para aceptarme cada vez más. Estamos muy unidos", dice.

Cuenta que el niño incluso juega con el injerto en la nariz de su padre. "Para él, que todavía está averiguando las cosas, es común. Creo que ahora está descubriendo la diferencia que tengo de otras personas".

Solo alrededor de Karla, su hijo y familiares cercanos, como su madre, Samuel no usaba mascarilla, para evitar posibles miradas de extrañamiento.

"Ni parientes como suegra, cuñados o primos me habían visto sin máscara. Cuando había un evento familiar, optaba por comer cosas fáciles para no quedarme totalmente sin máscara", dice.

Comenta que ocultó su rostro por miedo a avergonzar a la gente. "No todo el mundo sabe cómo lidiar con esto, por eso preferí esconderme", reflexiona, quien rápidamente bromea con el tema. "No todo el mundo está preparado para mi belleza".

Mostrando el rostro en las redes

Al igual que con aquellos a quienes veía en persona, Samuel también evitó mostrar su rostro en las redes sociales y solo compartió fotos con máscaras.

Dice que mostró su rostro en la red por primera vez meses atrás. "Estaba viendo el vivo de un chico en TikTok, le pedí participar (en la transmisión) y él aceptó. Estaba sin máscara y me tomó por sorpresa, porque no sabía si iba a aceptar. Y fue la primera vez que expuse públicamente mi rostro", cuenta.

"Fue un sentimiento liberador", dice Samuel. "Conté toda mi historia en ese vivo y pensé que habría juzgamientos o bromas sobre mi apariencia, pero eso no fue lo que pasó".

Samuel dice que se dio cuenta de que hablar abiertamente de su historia y mostrar su rostro en las redes podía ser una forma de ayudar a quienes atraviesan dificultades relacionadas con la apariencia.

"Comprendí que la gente se sentía mejor cuando les expliqué mi historia. Muchos se identifican de alguna manera. Mi historia puede ser un estímulo para quienes experimentan problemas emocionales, incluso puede ayudar a buscar ayuda".

Desde entonces, comenzó a compartir videos en TikTok sobre su vida o bromear con situaciones cotidianas. En la red social, Samuel ya conquistó más de 62 mil seguidores.

Capturas de video de Samuel en TikTok.
Reprodución
Samuel recientemente comenzó a publicar varios videos en TikTok.

En su primera foto sin máscara en Instagram, escribió un breve artículo sobre cómo exponer la cara no era "solo un acto de valentía" sino también "un acto de amor, sabiendo que innumerables personas pueden aceptarse a sí mismas, incluso sin ser lo que exigen los estándares de la sociedad".

Sin embargo, no todo es fácil en la exposición del chico en las redes, ya que se tuvo que enfrentar a varios comentarios negativos sobre su apariencia. "La gente, en general, me trata muy bien. Así que no quiero centrarme en esos pequeños comentarios que no son agradables", afirma.

Incluso con la exposición en las redes, comenta que sigue usando máscara en lugares con mucha gente, como supermercados. "Sé que las personas que nunca me han visto pueden tener un sentimiento malo hacia mí cuando me ven sin máscara. Pero hoy, por ejemplo, ya puedo tomar ir a comer fuera de casa".

Los riesgos de los fuegos artificiales

Para Samuel, su historia es un ejemplo del impacto que pueden tener los fuegos artificiales. "Siempre he estado en contra, porque causan innumerables inconvenientes, incluidas personas y animales sensibles", dice.

Utilizados con más frecuencia durante los períodos festivos, como en las celebraciones de Año Nuevo, los fuegos artificiales han provocado diferentes tipos de accidentes como consecuencia de un manejo inadecuado.

En Brasil se registraron 218 muertes por accidentes con fuegos artificiales y más de 5.000 ingresos hospitalarios entre 1996 y 2917, según una encuesta del Consejo Federal de Medicina en alianza con la Sociedad Brasileña de Cirugía de la Mano y la Sociedad Brasileña de Ortopedia y Traumatología.

Los profesionales de la salud enfatizan que el manejo inadecuado de los fuegos artificiales puede ocasionar problemas como quemaduras, lesiones con laceraciones y cortes, amputaciones de miembros y daños en la audición o la visión.

Además, los expertos advierten que existen riesgos para las personas con discapacidad, los niños o los animales que pueden verse afectados por el ruido provocado por esta práctica.

"Es necesario endurecer la legislación y prohibir realmente esta práctica, porque es un tema cultural y también de mucho desconocimiento e ignorancia sobre los riesgos", declara el médico José Adorno, presidente de la Sociedad Brasileña de Quemados.

"Hay una gran inseguridad en la práctica. Soltar petardos o cualquier explosivo, con sus propias manos o en ambientes con mucha gente, implica riesgos para la persona que lo va a soltar o para quienes se encuentran en las inmediaciones", dice Adorno.

En los últimos años, varios municipios de Brasil han prohibido el uso de fuegos artificiales de estruendo, bajo el argumento de que la medida ayuda a evitar molestias a quienes puedan verse afectados por el ruido de estos productos.

La Asociación Brasileña de Pirotecnia critica estas prohibiciones; manifiesta que es necesario tener un análisis técnico de cada producto antes de dejar de usarlos.

"Todo lo que se demuestre que no es bueno para ti se puede retirado (de circulación) o adaptado. Es una persecución que no tiene sentido", dice el presidente de la asociación, Raúl de Pina Barros.

"Nadie está aquí para dañar a nadie. Nadie está aquí para vender un producto que pueda dañar a alguien o a la sociedad. De hecho, es todo lo contrario, los fuegos artificiales son para traer alegría", agrega.

Respecto a los accidentes, Barros afirma que pueden ocurrir cuando "no se usa correctamente el artefacto".

"Por ejemplo, no se recomienda usar fuegos artificiales con las manos o soltar en lugares (que tengan un área) con menos de 50 metros (cuadrados), pero todavía hay usuarios que hacen eso", dice Barros.

El doctor José Adorno cree que la atención sobre el tema en el país aún dista mucho de ser la adecuada.

"En Brasil, tenemos leyes muy indulgentes, que fomentan estas prácticas y dan lugar a varios problemas, como accidentes e incluso fábricas clandestinas. Es necesario evolucionar en la inspección y en las prohibiciones relacionadas con los incendios", declara.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Z79fv_geMvE

Comentarios