Escucha esta nota aquí

Tres mujeres pintando la palabra laicidad en una pared.
Getty Images
La laicidad francesa garantiza el libre ejercicio de todos los cultos, pero en los últimos años un grupo minoritario milita por un laicismo radical.

En las últimas semanas la laïcité francesa ha invadido los diarios y los debates televisivos en Francia y en el extranjero, a un mes de la decapitación del profesor Samuel Paty y a cinco años de la masacre del club parisino Bataclan y otros ataques islamistas que marcaron la noche más sangrienta en el país europeo desde la Segunda Guerra Mundial.

El laicismo es un principio constitucional que implica la separación del Estado y las organizaciones religiosas y exige la igualdad de todos frente a la ley, independientemente de su creencias o convicciones.

El concepto defiende la libertad de creer o no creer en una religión, garantizando el libre ejercicio de todos los cultos, lo que también implica que nadie pueda ser obligado a respetar dogmas o normas religiosas.

"Aunque tengamos la costumbre de relacionarla con la ley del 9 de diciembre de 1905 sobre la separación de las iglesias y el Estado, en realidad, es ante todo un principio político de organización del Estado y de la República", le dice a BBC Mundo el historiador Guylain Chevrier, especialista en temas de integración y laicismo.

"El artículo 1 de la Constitución afirma que Francia es una república indivisible, laica, democrática y social: el laicismo es entonces uno de los cuatro atributos de ella".

Y el experto asegura que es un principio altamente valorado en la ideología colectiva republicana del país.

Sin embargo, muchos se preguntan acerca de su futuro. Y es que la muerte del profesor Samuel Paty -decapitado tras haber mostrado a sus alumnos caricaturas de Mahoma- ha reavivado las inquietudes acerca del lugar de la religión y la libertad de expresión en el país.

Según una encuesta publicada poco después del ataque, elaborada por el Instituto Francés de Opinión Pública (Ifop), el 87% de los franceses estima que la laicidad está "en peligro" y el 78% considera "justificado" que los profesores muestren caricaturas mofándose de la religión para ilustrar la libertad de expresión.

En parte ante el temor de que un aspecto republicano tan valorado se pierda, analizan los expertos, en los últimos años ha crecido en Francia una vertiente más extrema: el laicismo radical.

Personas manifestando en defensa de la laicidad en Francia.
Getty Images
La laicidad es un principio constitucional altamente valorado en la ideología colectiva republicana francesa.

"En Francia hay varias tendencias (de laicismo radical). Por un lado tienes una que apoya la prohibición total de cualquier manifestación y de signos de pertenencia (religiosa)", precisa Chevrier.

"Pero, por otro lado, existe la voluntad de crear una especie de ateísmo de Estado. Nada de esto corresponde a la concepción inicial del concepto de laicidad: el Estado, separándose de las iglesias, no las excluye de la sociedad".

"Es una cuestión de retórica"

El ateísmo de Estado, a diferencia de la laicidad o secularismo, promueve políticas antirreligiosas y ateístas. En el pasado, países como Francia y la Unión Soviética implementaron esta corriente.

Para Sylvie Pierre, profesora de información y comunicación de la Universidad de Lorraine y experta en laicidad, el auge del radicalismo laico está ligado a las tensiones actuales entre algunos sectores de la sociedad francesa y el islamismo.

"Es una cuestión de retórica en el contexto actual. Hoy hablamos de radicalismo laico debido a las problemáticas relacionadas con el islam y en Francia actualmente existen grupos que promueven discursos antiislam, presentándose como movimientos laicos", explica a BBC Mundo.

Riposte laïque ("Respuesta laica", en español) es uno de ellos.

Militantes del grupo Riposte laïque protestando en contra del "fascismo islamista".
Getty Images
"No a la islamización de Alsacia-Lorena": militantes del grupo 'Riposte laïque' protestando en contra del "fascismo islamista".

Creado en 2007 como un sitio web que se identifica con principios laicos y republicanos, y que reúne a "patriotas de izquierda y de derecha que no aceptan la islamización de su país", Riposte laïque ha sido desde su fundación objeto de varios procesos penales por incitación al odio.

"Invadidos por el islam y por los migrantes"

Pierre estima que el laicismo radical es simplemente una mala interpretación del secularismo.

"Su retórica es decir que estamos siendo invadidos por el islam y por los migrantes", apunta.

"La mayoría de ellos son personas de extrema derecha que buscan suscitar el miedo en la población y recurren a la dramatización, a teorías como la del gran remplazo y a ideologías racistas que llaman a la expulsión de ciertos pueblos".

"El gran remplazo" es una teoría conspirativa frecuentemente utilizada por círculos de extrema derecha en Francia que asegura que la población "autóctona", considerada como blanca, con el tiempo acabará siendo sustituida por una población inmigrante.

Los expertos concuerdan en que el incremento del extremismo islamista que Francia ha vivido en los últimos años ha dado impulso al laicismo radical en el país, aunque el apoyo a esta ideología sigue siendo minoritario, subraya el historiador Guylain Chevrier.

"El surgimiento de un islam radical ha generado tensiones y fomentado otras corrientes radicales: es una especie de efecto espejo. En toda sociedad se da este tipo de efectos y no olvidemos que Francia es un país en el que alrededor del 10% de la población se considera musulmana".

"No toques mi velo": una mujer musulmana protestando en contra de la laicidad.
Getty Images
"No toques mi velo": una mujer musulmana protestando en contra de la laicidad.

Chevrier opina que el radicalismo laico "ayuda" al islamismo extremista al tener "comportamientos similares" y organizarse "casi de la misma forma".

Aunque los ataques del llamado yihadismo en Francia han sido mucho más frecuentes y han dejado más víctimas, el radicalismo de extrema derecha también ha sido fuente de violencia en el país.

En octubre de 2019, Claude Sinké efectuó un ataque a la mezquita de Bayona, en el sur de Francia, disparando e hiriendo a dos hombres de 74 y 78 años.

Y según el Observatorio Nacional contra la Islamofobia (ONCI), un organismo vinculado al Ministerio del Interior, en Francia los ataques contra la población musulmana aumentaron en un 54% en 2019 en comparación con el año anterior, elevando el número de agresiones a 154.

Sylvie Pierre sostiene que ni la islamofobia ni el laicismo radical son el camino a seguir si se quiere combatir el radicalismo islamista.

"Muchas mujeres y hombres musulmanes están integrados desde hace mucho tiempo en nuestra sociedad, en la vida cotidiana, y el laicismo republicano precisamente nos permite convivir".

"El laicismo radical simplemente acaba con ese principio de tolerancia y de libertad de conciencia", concluye la experta.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=r-a-BXQAkJY