Escucha esta nota aquí

Simpatizantes del Chelsea.
Getty Images
La reacción de los aficionados de los clubes implicados ha sido mayoritariamente negativa.

Dos días después del polémico anuncio y en medio de una condena casi unánime, los seis equipos ingleses que iban a participar en la Superliga se retiraron este martes del proyecto.

El Manchester City fue el primero en salir del proyectado torneo, pero luego le siguieron los otros cinco que iban a participar: Manchester United, Liverpool, Arsenal, Tottenham y Chelsea.

"El Manchester City confirma que ha iniciado formalmente el procedimiento para retirarse del grupo que está desarrollando los planes para la Superliga de fútbol", señaló el club tras publicarse la información adelantada por la BBC.

El Arsenal pidió disculpas y admitió haber cometido un "error".

El Manchester United señaló en un comunicado que habían escuchado "con atención la reacción de los aficionados, del gobierno británico y de otros socios" para decidir la retirada.

El presidente del Tottenham, Daniel Levy, dijo que el club lamenta "la ansiedad y el malestar" causados por la propuesta.

Los seis equipos ingleses son la mitad del grupo de 12 grandes clubes europeos que se pusieron de acuerdo para formar una liga propia, lo que ha levantado una ola de indignación generalizada.

No está claro si será fácil desvincularse de los contratos ya establecidos.

Simpatizantes del Chelsea.
EPA
Simpatizantes del Chelsea se manifestaron este martes contra la participación del equipo en la Superliga.

Justo este martes simpatizantes del Chelsea se manifestaron en contra de la presencia del equipo londinense en el proyecto de liga.

Tras el anuncio de la salida del City, la Federación Inglesa de Fútbol (FA) celebró "la buena noticia de que algunos clubes hayan decidido abandonar los planes" de un nueva liga que "amenazaba toda la estructura del fútbol".

"Era una propuesta cuyo diseño podría haber dividido nuestro juego, pero que en cambio lo ha unificado", dijo la FA en un comunicado.

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid - uno de los clubes que lidera la iniciativa- y de la nueva competición, dijo que la Superliga nacía "para salvar el fútbol" porque, argumenta, los jóvenes ya no están interesados en el juego debido a los "muchos partidos de escasa calidad".

Pero la decisión de los equipos ingleses hace que el proyecto se desmorone, aunque la Superliga emitió un comunicado en el que dijo que sigue adelante con la propuesta con algunas modificaciones.

El primer ministro británico, Boris Johnson, elogió la decisión de los clubes ingleses. "Han hecho absolutamente lo correcto".

Los jugadores del Liverpool, uno de los 12 equipos, expresaron en un comunicado conjunto que no les gusta la idea y que esperan que la Superliga no vea la luz.

Además de los equipos ingleses, el grupo lo forman Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid, de España; y los italianos Juventus de Turín, AC Milan e Inter de Milán.

Las reacciones

El domingo, estos clubes anunciaron la decisión de crear una Superliga propia diferente a la Liga de Campeones de Europa que disputan ahora bajo el amparo de la UEFA, el ente rector del fútbol europeo.

La UEFA, la FIFA (el ente mundial), las ligas nacionales, clubes, aficionados y gobiernos mostraron su malestar por esta iniciativa que va en contra de los intereses de los clubes medianos y pequeños.

Cartel
Getty Images
Queda por ver si los clubes pueden desvincularse ahora de los contratos firmados.

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, dijo este martes estar encantado de la decisión de los equipos ingleses.

"Han demostrado inteligencia al escuchar las muchas voces, sobre todo de sus propios aficionados, que han destacado los vitales beneficios que tiene el actual sistema para todo el fútbol europeo".

"Lo importante ahora es seguir adelante, reconstruir la unidad que el deporte disfrutaba antes de esto y avanzar juntos".

Las ligas incluso amenazaron a los grandes clubes con expulsarlos y desde UEFA y FIFA se dijo que los futbolistas que participaran no podrían disputar la Eurocopa ni el Mundial con sus selecciones.

Denuncia de presiones

Por su parte, la Superliga denunció que los clubes ingleses fueron presionaos y, en un comunicado, reiteró su intención de seguir adelante.

"La Superliga europea está convencida de que el sistema de status quo del fútbol europeo necesita cambiar. Nosotros proponemos una nueva competición porque el sistema actual no funciona", dice la organización en su texto.

"Debido a las circunstancias actuales, debemos considerar los pasos más apropiados para rediseñar el proyecto, siempre teniendo en cuenta nuestros objetivos de darle a los fans la mejor experiencia posible mientras se potencian los pagos solidarios para toda la comunidad del fútbol"


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JwghZEmvmb8

Tags

Comentarios