Escucha esta nota aquí

Dominic Ongwen, ante el tribunal.
Getty Images
La defensa alegó que Ongwen sufría desórdenes mentales.

¿Se puede ser a la vez víctima y verdugo?

Esa es la pregunta que han tenido que responder los jueces de la Corte Penal Internacional que han condenado por crímenes de guerra al ex líder guerrillero ugandés Dominic Ongwen.

En una histórica sentencia emitida este jueves, Ongwen también fue declarado culpable de provocar embarazos forzados, la primera vez en la historia del tribunal internacional en que alguien recibe un fallo condenatorio por ese delito.

Ongwen, temido comandante del notorio Ejército de la Resistencia del Señor (ELS), es el primero de los cabecillas de esta guerrilla que comparece ante la Corte. Ha sido condenado por 61 de los 70 cargos por crímenes de guerra y contra la humanidad que se le imputaban.

Se le juzgaba por su papel en los ataques contra cuatro campos de refugiados internos en Uganda en 2004. Más de 4.000 víctimas prestaron testimonio en el proceso.

Aún no se han hecho públicos los detalles de la condena y Ongwen puede ser encarcelado de por vida.

Este caso supuso un dilema para los jueces del tribunal, ya que el acusado parecía ser además víctima. Declaró haber sido secuestrado cuando era pequeño por miembros del ELS y forzado a convertirse en un niño soldado, para después ascender en las filas del grupo armado hasta convertirse en el lugarteniente de su comandante, Joseph Kony.

El abogado de Ongwen, Krispus Ayena Odongo, le dijo a la BBC que recurrirán la sentencia y todos los cargos por los que se le ha condenado. "Ha caído como una bomba", afirmó sobre el fallo.

Elise Kepler, directora asociada del Programa para la Justicia Internacional del grupo de activismo Human Rights Watch, manifestó a la agencia AFP que "el caso supone un hito al ser el primero y único contra el ELS en todo el mundo".


¿Quién es Dominic Ongwen?

  • Secuestrado por el ELS en su camino a la escuela
  • Ascendió hasta convertirse en uno de los cabecillas de la guerrilla
  • Acusado de crímenes de guerra y contra la humanidad
  • Reclamado por la Corte Penal Internacional en 2005
  • Arrestado en 2013, después de que Estados Unidos ofreciera una recompensa de US$5 millones
  • Transferido a la CPI en 2015 y condenado en 2021

¿Por qué se le ha condenado?

Ongwen fue condenado por crímenes de guerra y contra la humanidad, asesinato, violación y tortura, esclavitud sexual y saqueo, entre otros delitos.

La CPI emitió una orden para su arresto en 2005 y fuerzas estadounidenses y africanas estuvieron buscándolo desde 2011.

En 2015 se entregó en República Centroafricana. El juicio en La Haya (Países Bajos) en el que lo han condenado duró tres años y medio, y terminó en marzo de 2020.

Según AFP, al comienzo del juicio los fiscales mostraron grabaciones con las imágenes truculentas de cómo quedó el campo de refugiados de Lukodi, en el norte de Uganda, donde se destripó a niños y cadáveres de bebés carbonizados quedaron abandonados en zanjas de poca profundidad.

People watch the verdict in Gulu.
AFP
En Gulu, no lejos del campo de Lukodi, siguieron en directo la condena a Ongwen.

El juez Bertram Schmitt, quien presidió el tribunal, leyó en voz alta los nombres de los civiles que fueron asesinados por orden de Ongwen en el campo de Lukodi y los de Pajule, Odek y Abok.

"Los civiles fueron abatidos a tiros, quemados y golpeados hasta la muerte", dijo el juez. También mencionó que hubo niños a los que se les puso en bolsas de polietileno y recibieron palizas mortales.

El reo fue también condenado por forzar al embarazo a siete mujeres, lo que sienta un precedente en la jurisprudencia de la CPI.

Ongwen "ha sufrido mucho"

En la lectura del veredicto, el juez Schmitt aseguró que el tribunal "es consciente de que ha sufrido mucho".

"En cualquier caso, este caso es sobre crímenes cometidos por Dominic Ongwen como adulto responsable y comandante del Ejército de Liberación del Señor", añadió.

"Se ha establecido su culpabilidad más allá de toda duda razonable".

Schmitt afirmó que no hay pruebas que sustenten el argumento de la defensa de que Ongwen sufrió una enfermedad o desorden mental en el periodo en el que perpetró los crímenes ni que los cometiera bajo coacción.

Mujer en Lukodi.
Getty Images
Una mujer en lo que fue el campo de Lukodi, donde los hombres de Ongwen perpetraron una de sus mayores matanzas.

La voz de las víctimas del ELS

Por Patience Atuhaire, periodista de BBC News en Gulu,Uganda

Hablé con tres mujeres que se reunieron para ver cómo se entregaba el veredicto a las personas secuestradas por Ongwen.

"No estaba satisfecha porque algunos de los comandantes del ELS vinieron aquí, recibieron una amnistía y ahora hacen una vida normal. ¿Por qué es Ongwen el único al que juzgan?", dijo una de ellas.

"Me opongo a la decisión de la Corte de declararlo culpable de esos crímenes. Debería haber reconocido que se entregó y que no fue capturado", afirmó otra.

La tercera dijo: "Yo también fui secuestrada como Ongwen, pero él era un comandante del ELS, así que deberían aplicarle la máxima condena por lo que me hizo a mí y a montones de niños de su tierra. La sentencia me ha afectado mucho".

Lloró y su voz se quebró al describir su experiencia.

"Cuando me secuestraron en 1996 estaba embarazada de dos meses. Caminamos durante horas por la frontera entre Uganda y Sudán. En el camino, los rebeldes nos preguntaron si alguno de nosotros tenía algún problema por el que no pudiéramos continuar y levanté la mano".

"El hombre al mando les pidió a los soldados jóvenes que nos golpearan con palos. Dijeron que tendrían que matar a uno de nosotros para disuadir a los jóvenes de intentar escapar. Me golpearon por todo el estómago y el pecho".

Logró fugarse tras solo una semana por el bosque.


Qué es el ELS

El ELS se formó en Uganda y declaró que su objetivo era instalar un gobierno basado en los 10 mandamientos de la Biblia.

Liderado por Joseph Kony, ganó notoriedad por el secuestro de miles de niños a los que usó como soldados o esclavos sexuales y sus guerrilleros acostumbraban a cortarles las extremidades o partes de la cara a los civiles.

En 2005, el ELS fue expulsado de Uganda por el Ejército y sus integrantes se marcharon a lo que hoy es Sudán del Sur, para acabar instalándose en campamentos a lo largo de la frontera con la República Democrática del Congo.

Más tarde, se desplazaron a la República Centroafricana, donde actuaron más como una empresa criminal, dedicándose a la caza furtiva y la minería ilegal.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9eUoEbUOy80&t=1401s

Comentarios