Escucha esta nota aquí

Además de la pandemia de coronavirus, Trinidad está lidiando con otro problema: pobladores (que están o no contagiados con el virus) intoxicados por consumir fármacos automedicados o por recibir tratamientos que supuestamente son efectivos contra el Covid-19.

Buena parte de las personas intoxicadas, según los médicos benianos, habrían sido tratados por Alejandro Unzueta, un odontólogo que llegó hasta Beni para luchar contra el coronavirus con un tratamiento basado en cuatro medicamentos de venta libre.   

Ante los cuestionamientos, Unzueta explicó que las personas se intoxicaron por consumir grandes cantidades de Ivermectina. “Aquí (Beni) hicieron una campaña de 'ivermictización' con Ivomec, que es un antiparasitario en base a Ivermectina de uso bovino. A toda la gente le dieron haciendo creer que era la cura para el coronavirus. Como Trinidad es un pueblo ganadero, la Ivermectina está en todas las estancias. Hay personas que han tomado hasta 1 ml todos los días, durante una semana. Se inventaron falacias de intoxicación, cuando en realidad a muchas personas les duele el estómago por tomar Ivermectina. No digo que sea mala la dosis terapéutica dada, pero sí con cuatro medicamentos simples se puede complicar", sostuvo.    ​

El tratamiento de Unzueta consiste en una mezcla de Indometacina (antiinflamatorio), Azitromicina (antibiótico bacteriostático), Bacterol (antibiótico) y Prednisona (corticoide de acción fuerte). Asegura haber descubierto esta cura investigando y gracias a la iluminación de Dios, luego de que su primogénita no respondiera de forma positiva a los tratamientos aconsejados contra el Covid-19. Además, pide que la estudien para comprobar su eficacia.    

“Todos los de mi grupo (15 personas, denominadas Los Caballeros Templarios) estamos siguiendo el tratamiento desde hace ocho días, no estamos intoxicados y no nos duele una uña. Que no mientan que causa intoxicación. Tengo miles de testimonios de personas que se han curado”, expresó Unzueta.  

El odontólogo además dijo que comparte sus nuevos descubrimientos para luchar contra el Covid-19, como el de lavar con lavaza de sal la espalda de los contagiados. Esto, según Unzueta, mejora la respiración de los afectados.     

Unzueta asegura haber entregado más de 30.000 packs de su tratamiento, habiendo logrado con esto que Trinidad ‘duerma’ tranquila luego de varios días. “Nosotros entregamos el pack y hacemos seguimiento, no somos irresponsables, incluso tenemos una especie de 'call center' donde la gente llama porque no comprende cómo tomar cuatro tabletas juntas cada 12 horas, aun cuando le facilitamos los procedimientos en un papel”, señaló. 

Unzueta se lamenta por no ser reconocido por su labor y, más al contrario, ser incluso perseguido. "Lo que están haciendo como país es esconder la cura del coronaviruspor ser barata y porque destruye el sistema de enriquecimiento con el dolor ajeno. Es un crimen de lesa humanidad. En vez de premiar al boliviano que descubrió una cura sencilla, lo que hacen es desmerecerlo porque soy dentista. Así la haya descubierto un jardinero, ¿cuál  es el problema? Nació en Bolivia y es para la humanidad", afirma. 

Médicos se llevan la peor parte

Consultado sobre este hecho, Jorge Gómez, director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Beni, indicó que el problema con Unzueta es que receta cuatro medicamentos que pueden intoxicar a las personas si se toman juntas. Además, prescribe como si fuera médico siendo que es odontólogo y no investiga si la gente a la que medica tiene gastritis, úlceras, colon irritable o presentó algún problema digestivo en las últimas horas o 14 días, o si tiene una enfermedad de base.

“Él da Azitromicina de 1 gramo cuando lo que nosotros entregamos es la de 500 mg, de acuerdo con el protocolo nacional. Además, receta Bacterol cada 12 horas y está haciendo tomar Indometacina con Prednisona, algo que no es muy combinable en el mundo médico”, explico Gómez.    

Una vez que se recupere (está aislado por haber dado positivo a Covid-19), Gómez indicó que se pronunciará al respecto. “La gente lo toma como un salvador, pero les da un cóctel sabiendo además que muchos están tomando Ivermectina de manera descontrolada. Está causando este tipo de intoxicaciones. Esto es un problema de salud pública y si se documenta que ha causado muerte, es incluso un problema legal”, adelantó.

Finalmente, Gómez dijo que son los médicos los que se están llevando la peor parte, ya que la gente los culpa por no poder salvar a sus familiares, cuando hay otras personas que les recetan otros medicamentos.

Recomiendan no automedicarse 

Ante esta situación, Carmelo Merubia, vicepresidente del Colegio Médico de Beni, indicó que la institución está exhortando a la población del departamento a que no se automedique, ya que eso puede producir problemas de intoxicación.

Además, a través de un manifiesto público, el Colegio Médico advirtió que toda administración de fármacos, es una responsabilidad que conlleva analizar antecedentes singulares de cada persona (cuadros de base, como la hipertensión arterial, diabetes, enfermedades autoinmunes, edad, peso, índice de masa corporal, medicación previa, alergias y muchas otras), acompañado con un control y seguimiento posterior del mismo, para su evaluación.

Por lo tanto, pidió a las instancias encargadas del control del ejercicio profesional (Sedes, Dirección Municipal de Salud, entre otros) hacer que las normas se cumplan, en favor de la población misma porque se están registrando entre los pacientes que acuden a los establecimientos hospitalarios, cuadros de intoxicaciones, alergias y hepatopatías, probablemente debido a estas prácticas, según el segundo al mando del Colegio Médico.

A pesar de la polémica suscitada por la actuación de Unzueta, una parte de la población trinitaria aprueba su labor. Una muestra de ello es el apoyo que recibió durante una marcha realizada por vecinos la mañana del jueves.

“El doctor Unzueta vino sin condiciones a dejar remedios y a salvar vidas, fue a cada uno de los barrios y yo estoy muy agradecida porque él lo ha hecho de corazón y con la fe puesta en Dios”, aseveró una de las personas movilizadas que prefirió dejar su nombre en reserva.