Escucha esta nota aquí

Guiser Chávez continúa como presidente del Comité Cívico Beniano tras prolongarse su mandato por 50 días mientras se preparan las elecciones. Así lo determinó el reciente congreso cívico departamental realizado el sábado 5 de marzo. La tensión fue protagonista de un congreso que se vio empañado por la toma de las instalaciones por parte de un grupo de gremiales vinculados al candidato Gary Gómez Lijerón. Además de la continuidad del presidente, la asamblea cívica determinó la expulsión de Gómez Lijerón por incitar a la violencia.

Durante la realización del congreso, un grupo de gremiales ingresó al edificio desbordando al equipo de seguridad y lanzando cohetes. Como consecuencia de estos incidentes, se reportó la rotura de vidrios y daños en el inmueble. La tensión inicial derivó en un desconcierto que interrumpió el desarrollo de la sesión. 

Desde la entidad cívica se vinculó a Gary Gómez Lijerón como el incitador en la toma de la institución. El postulante habría movilizado a un grupo de gremiales para que respalde su candidatura.

Gómez desvirtúa estas acusaciones y expresa su repudio a "todos los hechos de violencia". Como candidato aspirante a liderar la entidad cívica formó parte del congreso pero rechaza cualquier responsabilidad en los bochornosos hechos que rodearon al encuentro.

En la sala, detalla, "había mucha gente que no debía estar y no contaba con acreditación". Según su percepción de las 120 personas que ocupaban el salón solo 74 contaban con la debida documentación para participar en la elección cívica.

"Pareciera que todo estaba armado para generar conflictos, había muchas irregularidades en el proceso", afirma Gómez.

Fuentes cívicas aludieron a la presencia de presuntos funcionarios de la Gobernación de Beni y de la Alcaldía de Trinidad, como parte del grupo que acudió a la toma. Denuncia que desde dichas instituciones se movilizó a los comités y federaciones paralelas para apoderarse de la entidad moral de los benianos.



"Gracias a Dios hemos recuperado la casa moral de los benianos, la casa cívica", expresó Chávez. Después de reestablecer el orden y el control, el congreso continuó con su labor para elegir a una autoridad que represente a la institución. 

Chávez continúa al frente del ente cívico beniano. Respaldado por el Comité Cívico Juvenil y por representantes de los comités provinciales, el presidente dijo que la recuperación de las instalaciones se realizó "sin peleas, sin amedrentamientos, sin violencia".

Comprometió elecciones limpias y transparentes en 50 días. Además, aseguró que la institución cívica "está a disposición de todos los benianos" y convocó a la unidad para implementar una gestión proactiva.

El congreso cívico emitió un voto resolutivo repudiando los actos vandálicos ocurridos horas antes. La decisión asumida también expulsa a Gary Gómez Lijerón "por permitir la intromisión política en actividades cívicas e incitar a la violencia".

“Denunciamos ante todo el país, comunidad internacional y Derechos Humanos estas graves agresiones y falta de respeto a la casa moral del pueblo beniano, actos promovidos por políticos con intenciones desconocidas y reprochables”, señala el artículo 2º del voto resolutivo.


Comentarios