Escucha esta nota aquí



El Grupo de Trabajo para los Llanos de Moxos lleva adelante la expedición
científica a los grandes lagos tectónicos de Exaltación, Trinidad, Bolivia. 

Al norte de los Llanos de Moxos, en la Amazonía boliviana, se sitúan los grandes lagos tectónicos de Exaltación, entre ellos el Rogaguado, Wachuna, Ginebra y Largo, que se formaron como producto de los movimientos geológicos  durante la época del Holoceno medio, determinando cambios en la llanura por las modificaciones del drenaje, el régimen de inundación y la configuración de las sabanas. 

Por su importancia para la conservación, esta región ha sido designada como sitio Ramsar Río Yata, en 2013, por la Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional, impulsado por la Unesco, como una superficie
de 28.132,29 km2.

Además de los grandes lagos, la región constituye un mosaico de distintos tipos de vegetación de sabanas inundables, bosques amazónicos de galería, islas de bosques, palmares y bajíos, que albergan una gran riqueza de especies animales, varias de ellas en estado de amenaza, como el bufeo (Inia boliviensis), la londra (Pteronura brasiliensis), el ciervo de los pantanos (Blastoceros dichotomus), el borochi (Chrysocyon brachiurus), el águila arpía (Harpia harpyja), el caimán negro (Melanosuchus niger), la tataruga (Podocnemis expansa) y el dorado (Brachyplatystoma
rousseauxii).

Su valor se incrementa por la presencia de sitios arqueológicos, como camellones, conchales y cerámicas, que nos remiten a una época en que los antiguos pobladores de esta región adaptaron el medio natural a sus necesidades de uso del espacio. La relación entre ser humano y naturaleza moldeó a lo largo del tiempo un paisaje biocultural.

Con la finalidad de contribuir a comprender mejor los procesos ecológicos de la región, ampliar la información sobre su biodiversidad y estudiar el patrimonio arqueológico, se lleva adelante la expedición científica a los grandes lagos, como parte de las actividades del Programa de Conservación y Desarrollo Sostenible de los Llanos de Moxos que ejecuta el Grupo de Trabajo. 

Está integrado por siete instituciones académicas, científicas y financieras: Wildlife Conservation Society (WCS), Betty & Gordon Moore Foundation, la Sociedad Civil Armonía, el Centro de Investigación en Biodiversidad y Medio Ambiente (CIBIOMA), de la Universidad Autónoma del Beni, FAUNAGUA, Natural Capital de la Universidad de Stanford y la Universidad de Bonn.

La expedición se inició el 25 de agosto y concluirá el 30 de septiembre. Es un esfuerzo conjunto de investigaciones liderado por WCS, en colaboración con CIBIOMA-UAB, CIRA-UAB, el Museo Nacional de Historia Natural, el Instituto Nacional de Investigación para el Desarrollo Sostenible (IRD) de Francia, la Unidad de Ecología Acuática del Instituto de Ecología (UMSA) y las universidades de Bonn, de Arizona y de Berna. 

Las actividades se realizarán en coordinación con el Gobierno Autónomo Municipal de Exaltación, la Subcentral Indígena Cayubaba, la Subgobernación de la Provincia Yacuma, la Secretaría de Turismo y la Dirección de Medio Ambiente y Biodiversidad de la Gobernación del Beni y la Dirección General de Biodiversidad y Áreas Protegidas (DGBAP) del Ministerio de Medio Ambiente y Agua. 

La expedición tiene planificado investigar cuatro sitios de estudio y sus zonas de influencia en torno a los grandes lagos Rogaguado, Wachuna, Ginebra y Largo, así como sitios importantes desde un punto de vista arqueológico. El conocimiento de las comunidades sobre la región y otros actores locales, como autoridades indígenas y municipales y representantes de la Asociación de Ganaderos, es fundamental. 

El equipo de científicos trabajará con guías locales para lograr un diálogo de saberes sobre una región tan singular como los grandes lagos.

Los principales objetivos de la expedición son realizar muestreos botánicos, limnológicos, paleoecológicos y de ADN ambiental de los cuatro grandes lagos, para una mejor comprensión de su ecología; describir su biodiversidad y las variaciones entre los cuatro lagos y los hábitats de selva y sabana tropical; y realizar investigaciones arqueológicas exploratorias. 

Al mismo tiempo, se realizarán actividades de comunicación, a través de las redes sociales y los medios de información, para compartir la experiencia de la expedición con la población de los Llanos de Moxos y del departamento del Beni, amplificando su impacto a nivel nacional e internacional. 

Un objetivo importante es proporcionar la información generada a las autoridades, comunidades y actores locales para que puedan utilizarla en la planificación e implementación de la gestión local.

Este extraordinario complejo de fascinantes y pocos conocidos lagos de los Llanos de Moxos será no solo estudiado, sino redescubierto como uno de los espacios de mayor importancia natural y cultural en el país. Su estudio es parte de un proceso de valoración de una zona única de la geografía nacional.


Comentarios