Escucha esta nota aquí

Mientras algunas regiones entran a una cuarentena dinámica, la capital beniana, Trinidad, se encapsula y se aísla del resto del país para frenar el avance del coronavirus. La acción se toma en un departamento que tiene una infraestructura hospitalaria deficiente, poco personal médico y una población asustada ante el avance de los contagios y las muertes.

Y es que la situación sanitaria de la región amazónica es franciscana. En un video que circula por las redes sociales se observa a un camillero llorando de impotencia al ver que un paciente, con síntomas de coronavirus, no puede ingresar al hospital de Trinidad debido a la saturación del centro de salud.

“Es triste ver que no atiendan al señor. Nosotros hacemos todo lo posible para llegar con el paciente, pero ni siquiera lo atienden, nos dicen: 'llévenselo, no podemos atenderlo'”, relata llorando.

Tan grave es la situación que algunos médicos tienen que elegir a qué pacientes salvar y a quiénes no. Para los fallecidos víctimas del Covid-19, en Trinidad se ha improvisado un cementerio en las afueras de la ciudad.

Las cifras oficiales de contagios con el nuevo virus son alarmantes y cada día suben y suben. En la última actualización de datos realizada por el Ministerio de Salud, se reportaron 1.809 casos y 87 fallecidos.

Encapsulamiento y ayuda

Ante esta situación, el Ministerio de Salud determinó el encapsulamiento de la capital beniana. Se tiene previsto que 600 militares y 200 policías salgan a controlar las calles de Trinidad, al igual que los bomberos voluntarios y las 10 ambulancias que llegaron desde La Paz.

El Gobierno destinó más recursos económicos para fortalecer la lucha contra la pandemia en esa región. Asimismo, envió ambulancias, equipos médicos, materiales de bioseguridad, ítems y contratos para el nuevo personal de salud, entre otras acciones urgentes.

Sin embargo, desde otras provincias del departamento denuncian que la ayuda estatal no les llega. Según el reporte de la prensa local, los presidentes de los comités cívicos están desesperados por la falta de ayuda oportuna.

Tony Salvatierra, presidente del Comité Cívico de San Ramón,  señaló que, pese a las medidas de seguridad que tomaron, de manera repentina se presentaron casos. A la fecha hay 17 fallecidos en este municipio.

Una situación similar ocurre en San Borja y en San Joaquín. El miedo también se apoderó de la comunidad Puente San Pablo, del municipio de San Andrés, donde se confirmaron 11 casos positivos y hay al menos 200 sospechosos.

En este contexto, varias brigadas de médicos voluntarios de La Paz, Santa Cruz y Chuquisaca se han desplazado hasta la zona. Incluso algunas organizaciones han enviado insumos médicos.

Si bien el departamento tiene menos casos que Santa Cruz, la situación se torna más compleja por la poca infraestructura hospitalaria y la falta de médicos

El ministro de Defensa, Fernando López, estará al frente de la movilización en Trinidad desde las primeras horas de este lunes, en un departamento donde se iniciará con un encapsulamiento inédito en el país, con la finalidad de frenar el avance del virus y evitar más muertes y contagios.