Escucha esta nota aquí

Acabó con su silencio. Rubén Cordano (21 años) decidió responder a la dirigencia y al hincha de Blooming del por qué aún no se dio la renovación de su contrato con la entidad celeste y que lo tiene al margen del plantel profesional por esta situación.

El arquero vive este duro trance de su carrera desde el pasado 16 de febrero, horas antes del partido contra Bolívar, cuando en plena concentración recibió la noticia que quedaba fuera del equipo mientras no firme su nuevo vínculo con la academia cruceña.

En una entrevista con Víctor Vaca, del programa radial Blooming Noticias (BNN), el joven portero declaró el viernes que su famila, sobre todo su mamá, la pasa mal por este impase en su corta carrera deportiva, ya que en redes sociales se dice de todo contra él, lo que no es cierto, según confesó.

“Si vieran el estrés que vive mi familia por este tema. He sido muy respetuoso y nunca voy a querer discutirme con la dirigencia. Soy muy agradecido y por eso me duele que la gente diga que soy un malagradecido. Si supieran lo que he hecho por el club, no dirían eso”, sostuvo.

Para dar testimonios de esta versión, Cordano contó que hace dos años pudo irse a Wilstermann. “Fue un momento en que todo era más fácil que hoy, pero no lo hice porque el club me había abierto las puertas. Por principio firmé mi renovación. El año pasado se dio otra oportunidad de otro club del país e incluso me instó a que meta una demanda para quedar libre porque me debían tres meses de salario. Le respondí que no porque tenía un año más de contrato y que si me querían les dije que hablen con la dirigencia, así dejaban algo para la institución. Ese club ofreció 150 mil dólares por el 50 por ciento de mi pase y Blooming no aceptó la oferta. Por eso, las veces que pude irme traté de hacer lo correcto, no como ellos ahora lo están haciendo”, explicó.

LAS NEGOCIACIONES

Cordano aclaró que en ningún momento se negó a renovar y que en su decisión nada tiene que ver su representante como quieren hacerlo ver. “Le tengo un aprecio a Blooming y no quiero que se quede sin nada si es que me voy. No voy a dar el monto de lo que se habló por respeto a ellos, pero no te pueden aumentar 500 dólares por año, sabiendo todo lo que uno ha pasado en el club. No lo veo correcto y si ahora estoy peleando es porque creo que lo merezco”, dijo y criticó la forma en que se maneja o asesora a la dirigencia celeste, que a su parecer lo hace con prepotencia.  “Una noche antes del partido contra Municipal Vinto me habló un dirigente durante 50 minutos y a menos de doce horas de un partido. A mi parecer no fue oportuno”, sostuvo y adelantó que el asunto deja en manos de la dirigencia, pues solo espera que haya una decisión correcta de parte de ellos. “Yo estoy entrenando para jugar y si el profesor recibe órdenes para que no me convoque está fuera de mis manos”, sostuvo.

Con todo este panorama, el análisis del guardameta cruceño es que la dirigencia del club ha equivocado el camino en quererlo hacer renovar por cinco años más y sin valorar su aporte.

Ellos me han enviado tres veces la misma oferta. En ningún momento he dado montos por respeto a lo que hemos hablado ambas partes, pero yo no sé de donde han sacado cierta gente que yo pedía ganar 14 mil dólares de salario. Es una locura, no estoy loco para pedir esa cantidad de dinero. Sé cómo está la situación del club y sé cómo se manejan los sueldos de los jugadores de Santa Cruz”, dijo.

Y no se quedó ahí. “Ellos vienen haciendo mal las cosas desde que entraron. Después dicen que se le están yendo los jugadores, pero la pregunta es ¿por qué se les van? No creo que se le vayan por hacer bien las cosas. Quieren vender a los jugadores al precio que ellos quieren vender. Después, la gente especula por esos falsos datos”, expresó.

NO DESCARTA UNA DEMANDA

Cordano informó que en días pasados habló con David Paniagua, de Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol), quien considera que como futbolista está siendo objeto de una extorsión y que si no demandaba puede quedar como un mal precedente.

No quiero demandar al club porque le expliqué a Fabol que aún estamos en negociaciones y, además, porque le tengo aprecio a Blooming. De todas formas, si las cosas no avanzan, porque al parecer ellos no van a cambiar su posición, me veré en la obligación de hacerlo. Será mi última opción. Y no lo haré porque mis representantes me están presionando, sino por mis colegas que están jugando en el país, porque en cualquier momento puede pasarle a uno de ellos porque hoy me toca a mí y en el futuro le puede tocar a otro jugador. Espero que no, porque no es agradable estar en el ojo de la tormenta”, puntualizó.

CASO ERWIN SÁNCHEZ

Para demostrar otro caso, que según su criterio fue mal manejado también por la dirigencia de Blooming, Cordano dijo que le contaron que Erwin ‘Platiní’ Sánchez, que entrenó al equipo hasta el final del torneo Clausura) se fue de Blooming sin tener una explicación sobre su inesperado cambio.

“Me contaron que en el último partido del torneo pasado, cuando jugamos en Montero contra Aurora, el profesor Erwin (Sánchez) estaba molesto porque el presidente (del club) no le decía nada sobre su continuidad o sobre la contratación de nuevos jugadores. Y lo grave es que en plena vacaciones se enteró que estaba firmando el profesor Miguel (Ponce). El profesor Erwin los llamaba y no le contestaban. Eso es un testimonio de que actuaban mal y si no cambian su forma de dirigir el club, seguro que seguirán mal y el club no va a progresar”, dijo.