Escucha esta nota aquí

Los problemas económicos están a la orden del día en los clubes bolivianos y Blooming no es la excepción. Este jueves los jugadores del primer plantel decidieron ingresar en paro debido a que se les adeuda cuatro meses de sueldo y exigían que al menos se les cancele uno antes de reiniciar su participación en el torneo Apertura, que será el sábado ante The Strongest, en La Paz (17:15). 

 Los futbolistas estaban citados para entrenarse este jueves por la mañana, cumplieron con su asistencia, pero decidieron no trabajar debido al problema económico. “Nos deben julio, agosto, septiembre y octubre, además noviembre ya se va a cumplir en unos días más y serían cinco meses de deuda, así no podemos vivir”, dijo un jugador, que prefirió no ser identificado por temor a alguna represalia.

Fernando Cuéllar, directivo del club, explicó que en horas de la tarde se pagó un sueldo completo a todo el plantel y los futbolistas se presentarán a entrenar este viernes por la mañana en la cancha de su sede.

Por su parte, el DT Gabriel Schürrer se refirió a la seguidilla de partidos que se avecina: “Una pena que el torneo no haya comenzado un poquito antes, ahora va a ser más ajustado de lo que pensábamos. Van a haber muchas rotaciones en el equipo, porque corporalmente, físicamente y mentalmente va a ser difícil que todos los jugadores puedan jugar todos los partidos, iremos eligiendo los que mejor estén y tratando de parar un equipo competitivo”.

El partido ante el Tigre en el Hernando Siles, marcará el debut de Schürrer como técnico de la academia.


Comentarios