Escucha esta nota aquí

Los hinchas de Blooming sabían que su equipo necesitaba de su apoyo más que nunca y respondieron. Alrededor de 30.000 personas asistieron al estadio Tahuichi Aguilera para el partido ante Real Potosí en el que estaban obligados a ganar para salvarse del indirecto y lo lograron.

La academia cruceña ganó por 1-0 y mandó al equipo lila al indirecto. El público apoyó permanentemente desde las graderías y ese apoyo dio la impresión que contagió a los jugadores, quienes pusieron mucha entrega para quedarse con las tres unidades.

Pero ese apoyo de la parcialidad celeste no fue solo durante el partido, fue desde varios días antes de este decisivo encuentro, ya que a través de las redes sociales, con banderazo de por medio, y hasta molestando al rival en el hotel de concentración, el hincha trató de hacer su trabajo.

Lo que pasó en el estadio fue una continuación de todo lo que los aficionados llevaban dentro, pues nadie quería saber de llegar al indirecto. La victoria ante Real Potosí fue muy festejada por la parcialidad del cuadro celeste.

Niños, jóvenes, adultos, personas de la tercera edad, tanto damas como varones, decidieron hacer presencia en el estadio departamental y no se fueron defraudados.

La academia celeste estuvo muy cerca de ir al indirecto y está victoria lo salvó, además permitió renovar el idilio entre los hinchas y el equipo.

Banderas, carteles, vestimenta celeste y la tradicional sirena fue lo que más prevaleció en las tribunas del Tahuichi Aguilera. Tras el pitazo final muchos hinchas ingresaron a la cancha para dar rienda suelta a su alegría y el festejó se trasladó a las calles.

Comentarios