Escucha esta nota aquí

“Fui a rematar con la izquierda, y como no es mi pierna hábil me desestabilicé. Ahí vino mi caída, y fue cuando sentí el roce con la chutera de Leonardo Urapuca, que trató de esquivarme. Fue una jugada en caliente, pero no hubo agresión. Lo veo como un accidente”, sostuvo Juan Carlos Montenegro, de Oriente Petrolero, que, producto del roce que tuvo con el defensor de Blooming, sufrió una herida en la ceja derecha. El hecho se dio en el partido de ida de la Copa Santa Cruz, que terminó ganando la academia celeste por 2-1.

Tras la jugada sucedida en el clásico cruceño, que se jugó el domingo, quedó señalado Leonardo Urapuca, por la supuesta agresión y por haber perjudicado a su equipo (jugó solo cuatro minutos, del 45’ al 49’). También vino inmediatamente la relación con la fractura de tibia y peroné de la pierna derecha, que el defensor central le provocó al volante de Oriente, Matheo Zoch, que en esa ocasión jugaba para Royal Pari (1-05-19).

“No fue agresión, y él me lo dijo también cuando me llamó. Quería saber cómo estaba luego del corte. Son accidentes que pasan. Leonardo Uracupa trató de esquivarme y por ello me tocó con la chutera”, sostuvo el atacante, que ayer se entrenó con normalidad. Llevaba un parche para cubrir la herida, que en vez de puntos de sutura, el cuerpo médico verdolaga decidió cubrirla con micropore.

Por la mañana de este lunes, el primero en hablar del tema fue Urapuca, “Dijeron que lo había agredido con un codazo o un puñetazo, pero lo cierto es que no fue intencional. Hablé con él la noche del domingo porque es mi amigo. La herida se dio tras una jugada fortuita”, concluyó.