Escucha esta nota aquí

Feliz por el triunfo ante Nacional Potosí y de volver a jugar después de estar cinco meses fuera de competencia, el brasileño Rafinha llenó en elogios a Blooming, el club del que quiere quedarse para siempre, según sus palabras.

“Blooming es un club del que no pienso salir. Es más, creo que jamás cambiaré de equipo en Bolivia. Mi corazón es celeste. Ahora tengo que descansar porque el martes se viene otro duro partido”, dijo el mediocampista que en octubre del año pasado fue operado por fractura de tobillo y peroné de la pierna izquierda.

En estos cinco meses, este jugador cumplió con una exigente etapa de rehabilitación en la capital cruceña. Su retorno a las canchas y especialmente a una competencia oficial fue esperada por los hinchas celestes, que el jueves tuvieron la oportunidad de verlo algunos minutos, que fueron decisivos para el triunfo del cuadro que dirige Miguel Ponce.

El ingreso de Rafinha en este partido fue vital porque Blooming creció en dinámica, lo que originó que llegue el golazo de Edward Vaca, que definió el triunfo sobre Nacional Potosí por 2-1.

Los celestes jugarán el próximo martes en Montero ante Guabirá por la décima fecha del torneo Apertura.