Escucha esta nota aquí

Rafinha está feliz porque el domingo fue autor de dos golazos que le dieron la victoria a Blooming sobre Oriente Petrolero por 2-1, pero confesó que también lo emocionó ver en la cancha a dos compañeros que volvieron a jugar luego de estar al margen de toda competencia durante aproximadamente un año por padecer sendas lesiones.

El volante brasileño destacó la presencia en el clásico del mediocampista Kevin Farell y de su compatriota Rafael Barros, quienes casi al mismo tiempo sufrieron de graves lesiones (ambos con rotura de ligamentos en la rodilla izquierda) que les impidió seguir jugando.

“Cuando terminó el partido me acordé de ellos porque yo también estuve al margen desde octubre del año pasado por una lesión en mi tobillo izquierdo. A todo eso se sumó la cuarentena por la pandemia. Seis meses sin jugar y ganar el partido con un jugador menos y marcar dos goles te origina una sensación increíble, aunque lo mejor es la satisfacción que sintió el grupo por lograr una victoria”, dijo

Rafinha confesó que más allá de la victoria del domingo, Blooming no jugó bien el primer tiempo. “Fue nuestro primer partido, ya que ni en los entrenamientos pudimos jugar, salvo en espacios reducidos. Además, veníamos de un entrenamiento fuerte y de una pretemporada de apenas 20 días”, confesó el jugador, quien en diciembre del año pasado renovó su contrato con el club hasta fines de la temporada 2021.

Sobre el partido revancha del domingo próximo, Rafinha considera que pueden volver a ganar, ya que Blooming cuenta con un buen plantel y están entrenando duro para conseguir el título.

“Extrañé a los hinchas y a los amigos con quienes uno conversa tradicionalmente después de estos partidos, pero uno entiende que por ahora no se puede por la pandemia. De todas formas, a  los seguidores del equipo les pido que sigan apoyando este proyecto porque estamos en condiciones de luchar el por el título del campeonato”, puntualizó.