Escucha esta nota aquí

Habla pausado y piensa antes de emitir un criterio, pues no quería referirse al tema. El capitán de Bolívar y de la selección boliviana, Juan Carlos Arce, dijo que siente “vergüenza” por la crisis dirigencial del fútbol boliviano. Espera que se encuentre una solución lo antes posible, por el bien común.

“No me da ganas de hablar de la dirigencia (nacional) porque lo venimos haciendo hace muchos años. Lo único que puedo decir es que me da vergüenza, lo es para nuestro fútbol. Hablar de lo mismo, cansa”, disparó ‘Conejo’, en la rueda de prensa virtual que ofreció el club celeste.

Arce comentó que, junto a sus compañeros, está concentrado en el partido del miércoles (18:15 hb), frente a Palmeiras. No ha tenido acercamiento con los directivos de Bolívar sobre la decisión que tomaron de no cederlos para las eliminatorias mundialistas, hasta que el panorama en la FBF esté claro. “No tengo palabras para referirme a lo que ha planteado la dirigencia”, alcanzó a decir.

Sobre la posible conclusión del torneo, sin jugar las fechas faltantes y entregando los premios según la tabla actual, dijo que lo mejor es que el campeonato se reinicie. “Como jugadores queremos que los premios se repartan ‘en cancha’. Esperaremos, si es que los dirigentes se ponen la mano al pecho y piensan de verdad en el fútbol o en acciones que solo le hacen daño”, concluyó.

Hasta el momento, la dirigencia nacional sigue dividida. Robert Blanco y Marcos Rodríguez aseguran ser los presidentes de la FBF. Al primero lo reconoce un amparo constitucional y al segundo el comité ejecutivo de la Federación. Los dos convocaron a un consejo de la División Profesional para este lunes y martes, respectivamente.