Escucha esta nota aquí

Notorio es el repunte que muestra Bolívar en el segundo tiempo contra Tigre. Un testimonio fue la clara opción de gol que desperdició Marcos Riquelme a los 55 minutos, cuando una mala salida de la zaga argentina puso al atacante de la academia paceña de cara al arco y en el mano a mano con Marinelli no supo definir. Optó por un sombrerito débil, que posibilitó el rechazo de uno de los defensores.

De todas maneras, esta jugada demuestra que Bolívar juega mejor y tiene más tiempo la pelota, cosa que no ocurría en el primer tiempo.