Escucha esta nota aquí

Wanderers venció este martes en Montevideo a Bolívar en partido de ida por la segunda fase de la Copa Libertadores 2021 por 1-0, una magra ventaja para afrontar la revancha de la semana próxima en la díficil La Paz.

Kevin Rolón marcó a los 55 minutos el único gol del partido en el estadio Parque Viera, en Montevideo.

El áspero enfrentamiento, el primero entre ambos clubes por competiciones de Conmebol, tendrá su vuelta el martes 16 en el estadio Hernando Siles de La Paz. 

- Arremetida sin frutos -

Un Bolívar que salió a la cancha vestido enteramente de rosa -en lugar de su tradicional celeste- mostró la iniciativa en los primeros minutos, con un juego vertical que sin embargo no llegaba a generar instancias de peligro.

Los locales, en tanto, tuvieron su primera posibilidad a los 11 minutos, con un tiro libre ejecutado por Nicolás Quagliata que pasó muy cerca del horizontal.

Trabado continuamente por faltas de ambos lados, el encuentro transcurría con poca precisión y lejos de los arcos.

Aunque a los 21, fue Mauro Méndez quien se perdió una clara oportunidad de poner en ventaja a Wanderers, tras cabecear un centro que por centímetros no terminó en el fondo de la red.  

El mismo Méndez volvió a rozar el gol a los 42, tras enganchar una pelota en el área gracias a una buena jugada colectiva de los dirigidos por Daniel Carreño. Pero el balón rebotó en el palo.

El centenario club uruguayo arremetió los últimos minutos de la primera parte, pero sus insistentes ataques no lograron vulnerar la red defendida por Javier Rojas antes de ir al descanso.

- Gol y expulsión -

El segundo tiempo arrancó con un pujante 'Bohemio' que tuvo su paga a los 55, cuando Kevin Rolón transformó en gol un centro al área de Paulo Lima y poner así el 1-0.

A partir de allí, el partido se desdibujó. Bolívar intentaba dominar el balón pero sin lograr contundencia en el último tercio del campo. 

Wanderers estuvo cerca de ampliar la ventaja a los 72, tras un potente disparo de Diego Hernández, quien concluyó una seguidilla de pases bien conectados, pero que terminó en las manos de Rojas.

En el último cuarto de hora, el encuentro se volvió de ida y vuelta, con varias llegadas pero muchas faltas e imprecisiones.

Los visitantes continuaron sus ataques en busca de la igualdad, pero cada intento se encontraba con una férrea defensa de Wanderers. 

El arquero Mauro Silveira salvó a Wanderers en el último minuto del partido, en una incidencia que terminó con una expulsión para el visitante. 

La frustración de Bolívar al no lograr igualar el partido quedó evidenciada en una patada a Silveira de César Menacho, que le valió la tarjeta roja de parte del árbitro chileno Cristian Garay. 

Comentarios