Escucha esta nota aquí

Marcos Riquelme hizo el único gol de Bolívar en el partido. Su labor fue complicada, especialmente en la primera parte donde tuvo que batallar solo con los centrales brasileños.

El atacante argentino de Bolívar considera que la derrota contra Palmeiras se debió a que les faltó manejar mejor el balón, pues eso permitió que los brasileños tengan más espacio y mantengan la iniciativa.

“Perdimos nuestra esencia en casa que es controlar el juego y manejar la pelota. Tras el segundo gol recuperamos un rato la memoria, pero no fue suficiente; no nos alcanzó”, dijo el ariete, que ante Palmeiras marcó su gol número 60 con la camiseta de la academia paceña.

Riquelme reconoce que para Bolívar la derrota es un duro golpe porque la recibieron en casa, pese a que el rival es difícil y viene de jugar más de una decena de partidos en su torneo local. 

“No es una excusa. Para nosotros fue nuestra primera prueba y ellos ya vienen compitiendo hace rato. De todas formas, se nos vienen otras dos finales. Necesitamos sacar puntos de visitantes. Lo importante es que pelearemos hasta el final”, sostuvo.